lunes, 21 de septiembre de 2009

--- de nuevo

Porque tampoco podemos ya volver
atrás y envilecer; nuestra belleza es
demasiado grande.

L. LOVELACE




... de nuevo crezco mucho y con desgana
y soporto la vida a contramuerte
tomando el autobús,
bebiéndome el café como si nada,
poniéndome el abrigo si hace frío,
y arrastro todavía a solas las palabras
como un pesado fardo de cosas aprendidas
llenas en otro tiempo de besos y de pájaros;
y prosigo el camino hacia otras manos
que me inventen un cuerpo hecho a tu imagen,
en pos de esa inocencia del deseo y la saliva
más envidiable que la sabiduría,
hasta que el amanecer,
olvidado de su nombre,
no encuentre ya más noche de la que
rescatarnos.

Una noche a las diez de la mañana.

Cuatro de la madrugada.





He aquí mi casa:
mis cuadros, mis papeles,
mis macetas: el espacio
salvado de la selva.

Harta ya de esperarme,
Lucía duerme
con la luz encendida
y la cabeza hundida
en la almohada.

Yo soy esa sombra
que abre la puerta sigilosamente,
se quita los zapatos y la ropa
y se desliza dentro de la cama.

Eso será poesía

Eso será poesía

León Felipe


Sentarse ante una mesa
coger papel y pluma
encender un pitillo
elegir al azar un libro del estante
acariciar con indolencia el lomo
recostar cuidadosamente la mejilla
en el dorso de la mano
el codo en el tablero
en actitud pensante
cagarse en las palabras
poner algo de Mozart a ver si echa una mano
recordar un domingo con sol tras los visillos
decir tres veces mierda
levantarse con furia
bajar las escaleras
abrir la puertecilla del retrete
arrojar el papel hecho una bola
tratar de mear dentro
como exige el letrero en tres idiomas
decir amén jesús
abotonarse.

Palabras para Chus



Septiembre 14 de 2009





Palabras para Chus

Huele a tinta de imprenta y librería,
a ginebra con fanta de jengibre,
a primera edición, a verso libre,
si digo Chus quiero decir poesía.

Prófugo de la gloria, que más dan
las medallas, los goles, el confetti,
dice que Bryce, que Juan, que Benedetti,
que Atleti, que Almudena, que ojalá.

Sopa de letras, h de Alfanhuí,
lámpara heterodoxa de Aladino,
mierda pa don Pelayo, Marcelino,
si Chus dice que no, puede que sí.

En Rota, en Calafell, en la Gran Vía,
apóstol de un vaivén ultramarino,
le llama pan al pan, al vino vino
y a la clientela inmensa minoría.

A pesar de la errata de los años,
Rubaiyata, mester de juglaría,
del menisco cabrón de cada día
del blues a pie de calle desengaño.

Se pasa por la izquierda las feroces
vaquillas del parnaso de la pluma,
muy raras veces resta, siempre suma,
quien no lo quiera bien no lo conoce.

GATOS -

Gatos
No obedecen al amo
los gatos
pero saben
que los dioses son ángeles
caídos.

No babean por huesos
los gatos
pero suelen
abrigarle el silencio
a las viudas
y estirarse en la alfombra
y bostezar
como si hubieran heredado
el sol
y dormir y dormir
arzobispales
y cazar una mosca
haciendo ochos.

Adoran los cojines
los gatos,
se ovillan en rincones
inauditos,
alacenas, rendijas,
claroscuros
ignotos donde cabe
un alfiler,
recelosos y altivos
sin carné,
baberos de bebés
sin cochecito,
cunitas para huérfanos
de todo.

Secretos micifuces
imprevistos,
qué goce contemplaros
a la hora de la siesta,
suspendiendo las mates
y aprendiendo
la impúdica lección
de la vida privada
de los gatos.










Interviú 21 de setiembre de 2009.