martes, 20 de octubre de 2009

cOtidianeidad- Fragmento de Los libros arden mal de Manuel Rivas
"Se marchó con un hombre que había sido arponero en uno de los balleneros de Cee. El arponero, por lo visto, tenía una bondad de cetáceo. Se fueron a Brasil. Dicen que han abierto una cantina en el puerto de Recife a la que llaman El Vientre de la Ballena. Y no me extraña. Él le regalaba a Milagres esas cosas que se encuentran en el vientre de las ballenas.
¿Qué cosas?, le preguntó Ó incrédula a la señora de la boa de plumas.
En el vientre de una ballena puede aparecer de todo, respondió ella. Ya San Gonzalo entró en una ballena y salió con una imagen de Nuestra Señora. Así que imagina en estos tiempos. De todo. ¡De todo!"