viernes, 23 de octubre de 2009

La maredeueta

Era un huerto alegre cuajado de flores
en la vega hermosa que el Turia acaricia
era un nido eterno de los ruiseñores,
Jardín encantado de toda delicia.

Allí en la barraca nació Visanteta
que a las mismas flores envidia les daba
y allí cierta noche, dio cita indiscreta
a un humilde artista que fiel la adoraba

Y ante los encantos de musa tan bella
fue la amante de ella el pobre escultor
que esclavo del arte, en su alma sentía
así le decía, temblando de amor

Xiqueta, xiqueta meua
jo ta imatge vull copiar
Seràs la Maredeueta
La Maredeueta, més volguda
i boniqueta que es venera en el altar

Bajo el emparrado de la barraqueta
una bella imagen labró entre las flores,
y copiando el rostro, de su Visanteta
Modeló un conjunto de gracias y amores

De sus brujas manos surgió la escultura,
con calor de vida que su arte le daba
y fue aquella imagen de amor y ternura
La sagrada Virgen que el pueblo adoraba

Y por vez primera, cubierta de flores
la gloriosa Virgen salió en procesión
y al verle las mozas, su cara de cielo
de todas las bocas, salió esta canción

Mireu a la Visanteta, més igual
no pot estar, ella és la Maredeueta
La maredeueta, més volguda i boniqueta
que es venera en el altar

Todo en la barraca, cantaba y reía,
feliz el artista amó a Visanteta,
pero ella por otro en aciago dia
huyó para siempre de su Barraqueta

El quedó tan triste que aquel mismo año
al salir su Virgen en la procesión
Recordando al verla, su cruel desengaño
Quiso destrozarla, gritando "traición!"

Se paró la gente, cesaron los cantos
insultó a la Virgen en su frenesí
mas pronto, rendido, vencido, humillado
cayó arrodillado, diciéndole así

Oh Santa Maredeueta,
No me faces desgraciat
torna'm la meua xiqueta
la meua xiqueta
que té la teua careta
Mare des desamparats.