martes, 30 de noviembre de 2010

Juian Rodríguez - El temerario - Blog

Aquí algunos de sus cuentos y Poemas

P O E M A S

TU ENTREGA

Hemos corrido al monte

como dos lúbricos espectros.

Enloquecidos por beber

del néctar sexual y delicioso.

Bajo un árbol tierno

de ramas coquetonas,

sobre una sábana de pasto

extiendes tu cuerpo de sirena.

Con besos sabor a viento

te despojo de tus prendas

y descubro hipnotizado

tu piel de Venus,

tan perfecta, tan radiante

cual montañas de ternura.

Enloquecido,

cual quijote enamorado,

desprendo mi coraza

y me monto,

¡oh!, mi Dulcinea,

sobre el lomo dócil

de tu cuerpo inmaculado.

Por las rutas de tu cuerpo

cabalgo como un jinete enardecido,

devorando a besos

milímetro a milímetro

tu piel de durazno terso.

Me siento

un halcón bifurcando el viento,

un pez surfeando olas,

un león recorriendo sabanas

y picaflor bebiendo

la miel de tus entrañas.

OJITOS DE DIAMANTE

A Rafaela, mi madre,

con afecto y amor eterno.

Cada mañana

cuando la aurora acaricia el alba

las pupilas de tus ojos,

en completa calma,

brillan y compiten

con la luz del nuevo día.

Quien sonrojada

duda en descubrirse

mientras te pregunta:

¿Es que acaso

hay luz más pura y radiante

que el resplandor

de tus ojitos de diamante?

SOY

Soy el guerrero sin coraza,

el poeta sin la musa,

y la pluma sin la tinta.

Soy el escribidor sin cuentos,

el poema sin poesía,

y la novela sin la trama.

Soy el canto sin sonido,

el escenario sin escenas,

y el periódico vacío.

Soy el colibrí sin nido,

el gusano sin manzana,

y el árbol sin las ramas.

Soy el rey sin reino,

el perro sin su amo,

soy la nada en tu vida.

ADORO

Adoro

el aroma azul de tu sonrisa

y el rocío carmesí de tus besos matinales.

Adoro

tus ojos de poesía lúdica

y el brillo de tus pupilas de mañana.

Adoro

tu cuerpo de guitarra

y la sinfonía de tus pechos celestiales.

Adoro

tu ombligo de caracol dorado

y tus cabellos oleados de verano.

Adoro

tus suspiros melodiosos

y la brisa loca de tus caricias.

Y adoro

el brinco de tu corazón

y tu palpitar en la dulce cópula nocturna.

UTOPÍAS

Quisiera vivir de mis escritos,

desayunar novelas,

almorzar cuentos

y cenar poesías.

¿Acaso no he nacido para ser poeta

y no para curtir mi alma

en míseros oficios

que sólo me permiten

ganar dinero mas no alegría?

¡No, no, no!

Quiero ser errante en el camino,

amar y ser amado,

gozar y ser gozado,

besar y ser besado,

y surcar el viento

hasta perderme en horizontes

de mundos inexplorados.

Quiero en las mañanas

leer bajo la sombra de un manzano

y en las noches escribir a besos,

sobre la piel de Venus, mis locas poesías.

¿Acaso no he nacido para escribir

y no para actuar en un reparto de tragedia?

¡No, no, no!

Quiero vivir de mis escritos.

desayunar novelas,

almorzar cuentos

y cenar poesías.

Quiero ser errante en el camino.

lunes, 29 de noviembre de 2010

Noticias del 11-11-10 en Perú

* Corea del Sur declara ´zona de control´ militar en Yeonpyeong


01:31 | Internacional | Ley de Defensa Unida concede al Ejército surcoreano el poder de prohibir la entrada a civiles en esa isla y de ordenar su desalojo cuando se necesario. Corea del Sur ´disparó accidentalmente´ durante maniobras militares

China pide una reunión urgente a seis bandas para parar crisis coreana

Nueva Zelanda auditará sus minas de carbón
00:51 | Internacional | Primer Ministro, John Key, anunció que el Gobierno contratará a un experto internacional, tras la explosión que causó el fallecimiento de 29 mineros.
Muerte de 29 mineros es ´tragedia nacional´ en Nueva Zelanda

Nueva Zelanda: Mueren 29 mineros atrapados tras segunda explosión

* Pleno del Congreso debate hoy Ley General de Presupuesto para el 2011


00:36 | Política | La Ley de Presupuesto debe ser aprobada con el voto favorable de por lo menos la mitad más uno de los congresistas y ser enviada al Ejecutivo para su promulgación.
Etiquetas: presupuesto 2011, pleno del congreso, ley presupuesto 2011, debate presupuesto

audio: No se ponen de acuerdo y suspenden debate sobre Presupuesto del 2011

audio: Presupuesto 2011 no contempla aumento salarial a militares y policías

* Indonesia: Tierra de volcanes


00:20 | Internacional | fotos En Indonesia hay cerca de 500 volcanes, 130 activos y 68 clasificados como peligrosos. Esta vez, el volcán Bromo, un punto habitual para el turismo ha empezado a lanzar cenizas a la atmósfera pero no se ha ordenado la evacuación de los alrededores.



* Otros funcionarios de EsSalud que pasaron a Mininter fueron indemnizados


2010/11/28 | Política | video A parte de la jefa de la Oficina General de Administración de EsSalud, Edelmira Barrantes también recibieron ese beneficio tres funcionarios del seguro social, según programa periodístico.


Carlos Álvarez recibe amenazas por imitación a Fernando Barrios

Barrios pide ´disculpas´ aunque afirma que firmó indemnización sin verla

* Falsas tarjetas navideñas por Internet son usadas por delincuentes


2010/11/28 | Nacional | Criminales cibernéticos envían versiones falsas de tarjetas de regalo que infectan con virus a las computadoras de los usuarios que descargan dichas aplicaciones, precisó la Policía.


Trujillo: Operativos contra juguetes tóxicos

Cuidado con los chocolates de taza que venden en mercados

* ´Entraremos a una lucha electoral muy fuerte´, advierte en video el camarada Artemio


2010/11/28 | Lima | video El cabecilla de Sendero Luminoso, quien por primera vez muestra su rostro, reveló -a cuatro dirigentes cocaleros- su intención de participar en los próximos comicios electorales este 2011. Sendero Luminoso produce 5 toneladas de cocaína al año, denuncian

audio: Sendero capturó a 50 mil personas entre los años 89 y 90


* Conozca la Mansión en medio de Favelas de Brasil
2010/11/28 | Internacional | fotos Las FFAA brasileñas hallaron una mansión construida por el supuesto narcotraficante Luciano Martiniano da Silva ´Pezao´,en una de las favelas del Complexo do Alemao, en Río de Janeiro, a donde ingresaron sin encontrar resitencia.


* EEUU atribuyó llegada al poder de Zapatero a mala gestión del PP en 11-M


2010/11/28 | Internacional | En los 3.602 documentos emitidos desde 2004 por la Embajada de EEUU en España se recogen conversaciones con el Rey, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, el líder de la oposición, Mariano Rajoy, o los ex presidentes Felipe González y José María Aznar.

EE.UU. en aprietos por Wikileaks

Documentos Wikileaks revelan detalles sobre boicot de China a Google

* Del Castillo: Partido Aprista está cerrando alianza con Siempre Unidos


2010/11/28 | Política | Secretario General Político del PAP dijo que posibilidad se ha presentado tras conversaciones con líder de esa agrupación, Felipe Castillo y que en dos o tres días ´habrá una nueva noticia´.
Etiquetas: pap, siempre unidos, alianza

APRA ratificó candidatura presidencial de Mercedes Aráoz

PPK: Alianza con el PPC está más adelantada que otros

* Piñera: Me sentiría muy orgulloso si fuera descendiente de Huayna Cápac


2010/11/28 | Política | En su visita a Lima el presidente chileno confesó que le fascina la arquitectura limeña, la geografía y la comida de nuestro país. Etiquetas: sebastian piñera, huayna capac, comida peruana

Piñera: ´Chile y Perú han sido, somos y vamos a seguir siendo hermanos´

audio: Alan García: Presencia de Piñera fue un acto de coraje político
icon3 comentarios twitter facebook enviar
* Perú espera cerrar negociaciones para TLC con México a inicios del 2011


2010/11/28 | Economía | Negociaciones para profundizar el Acuerdo de Complementación Económica (ACE) Nº 8 entre Perú y México se iniciaron en el 2006, pero se detuvieron por tema de acceso a mercados.
Etiquetas: tlc peru mexico, acuerdo comercial, peru mexico, eduardo ferreyros

video: Alan García destaca acuerdos comerciales con Japón y Corea del Sur

audio: Príncipes de Asturias buscan potenciar relaciones comerciales con Perú

* Cables estadounidenses incluyen críticas a Cameron y Osborne


2010/11/28 | Internacional | La información filtrada incluye comentarios críticos hacia ´la falta de profunidad´ de Cameron y de Osborne, realizados por el gobernador del Banco de Inglaterra, Mervyn King, en una conversación privada con el embajador estadounidense en Londres.
Etiquetas: wikileaks, George Osborne, David Cameron

Documentos Wikileaks revelan detalles sobre boicot de China a Google

WikiLeaks denuncia ataque a su web, pero afirma difundirá información

* EE.UU. en aprietos por Wikileaks


2010/11/28 | Internacional | Se trata de un nuevo golpe a Estados Unidos por parte de la web que fundó Julian Assange y que tuvo acceso a 251.287 cables diplomáticos estadounidenses de los últimos años, la gran mayoría confidenciales y de contenido sensible.

* Torre eólica empezó a funcionar en cumbre sobre cambio climático



2010/11/28 | Medio Ambiente | Mandatario mexicano, Felipe Calderón, inauguró el artefacto que proveerá de energía, las sedes oficiales de la conferencia de la ONU acerca del Cambio Climático (COP16), que se realizará en Cancún.

Etiquetas: torre eolica, cancun, cumbre del lima, felipe calderon

Autoridades blindan Cancún para desarrollo de Cumbre de Cambio Climático

Piden que UE eleve al 30% su compromiso de reducción de CO2

* Presidente surcoreano advierte a Norcorea contra futuras provocaciones


2010/11/28 | Internacional | Lee Myung-bak calificó de ´crimen inhumano´ el ataque que hace seis días acabó con la vida de dos civiles y dos militares en la isla surcoreana de Yeonpyeong.


Corea del Sur ´disparó accidentalmente´ durante maniobras militares
China pide una reunión urgente a seis bandas para parar crisis coreana



* Festival internacional de coreografía moderna


2010/11/28 | Internacional | fotos Bailarines de diferentes países, entre ellos Alemania, Israel, China, Polonia, Ucrania, Suiza y Japón, mostraron su arte en coreografías modernas demostrando gran habilidad y coordinación.

* Sin pruebas: Paolo Guerrero en prisión acusado de narcotráfico


2010/11/28 | Lima | video Paolo Guerrero Manrique vive una pesadilla desde hace dos años. Vendió un auto que terminó en manos de una banda de narcotráficantes y hoy está en prisión pagando una pena que no cometió.


audio: Hija de alcalde del Monzón niega nexos de su padre con narcoterrorismo

video: Conocido corredor de autos e hija de Cataño serán investigados

* Incautan 870 kilos de cocaína en Puerto de Paita


2010/11/28 | Nacional | audio El cargamento estaba camuflado bajo el producto de harina hidrobiológica y tenía como destino el Puerto de Gelsia, en España.



Ocho detenidos esta semana por intentar llevar droga a España

Policía desarticula red de tráfico de drogas y detiene a 11 personas


* México: Utilizan gusanos microscópicos para evitar plagas


2010/11/28 | Medio Ambiente | El uso de nematodos evita la contaminación del suelo por los pesticidas. En el costo promedio de 200 dólares, se emplean 200 millones de gusanos para 400 metros cuadrados.
Etiquetas: gusano, microscopicos, plagas, pesticidas


* Fiesta Brava: Feria Taurina Señor de los Milagros


2010/11/28 | Multideportes | fotos Hoy se dio la tercera corrida de la Feria Taurina del Señor de los Milagros en la que se presentaron los toreros Enrique Ponce, David Fandila ´El Fandi´ y Miguel Ángel Perera. Vea las arriesgadas maniobras.



* Unas 440 llamadas falsas recibieron bomberos de Lima y Callao


2010/11/28 | Nacional | Supuestas emergencias generaron el desplazamiento de vehículos y personal especializado. En tanto, se han atendido más de 70 mil emergencias en lo que va del año.


Piura: Piden renovar unidades de bomberos

audio: Dantesco incendio se desató en cementera de Villa María del Triunfo

* Puno: Mueren 24 niños por enfermedades diarreicas en lo que va del año
2010/11/28 | Nacional | Jefe de la Oficina de Epidemiología de la Dirección Regional de Salud, Freddy Passara que cifra corresponde a menores de cinco años.




* Aeromozas ´levantan vuelo´ con sexy calendario


2010/11/28 | Internacional | ´No somos modelos, no tenemos cuerpos perfectos, pero queremos salir adelante´, dijo Rozy Arcos, una de las azafatas.


* Pentágono comienza a tomar medidas para evitar nuevas filtraciones


2010/11/28 | Internacional | Ahora ya no será posible copiar en discos CD-ROM o memorias USB datos contenidos en los computadores del Pentágono integrados en redes protegidas, a fin de reducir posibles riesgos.


Documentos Wikileaks revelan detalles sobre boicot de China a Google

Casa Blanca condena filtración de cables diplomáticos estadounidenses

* EE.UU: Académicos piden reforma mundial en educación sanitaria


2010/11/28 | Salud | Señalan una una serie de reformas institucionales y educativas, pues la escasa inversión en el mundo a la formación de los médicos y enfermeros crea ´desequilibrios cuantitativos y cualitativos´.

Etiquetas: salud, estados unidos, reforma, académicos, mundial

El 36% de diagnosticados con VIH en España en 2009 eran inmigrantes


* Ministerio de Defensa compra 12 aviones Twin Otter para la FAP


2010/11/28 | Política | Aeronaves adquiridas serán utilizadas por la Fuerza Aérea para realizar vuelos de acción cívica y así mantener conectados los lugares más alejados del país en la selva peruana.


* EEUU pidió información sobre salud mental de presidenta argentina


2010/11/28 | Internacional | Tras revelación de informes diplomáticos en Wikileaks, diario español desprende que EEUU tendría sospechas sobre Christina Fernández de Kirchner.





2010/11/28 | Medio Ambiente | fotos La organización ambientalista lanzó junto a la pirámide Chichen Itzá, México, un globo con la frase ´rescatemos el clima´, en llamado a los delegados que asisten al encuentro sobre cambio climático.
Etiquetas: cancun, greenpeace, cambio climatico, cop16, mexico

fotos: Empezó a nevar en países europeos

viernes, 12 de noviembre de 2010

Yolanda Gelices Nieto

Yolanda Gelices Nieto


VESTIDO ROJO
Esta mañana de sol el amor se desliza por el agua,
se desliza por el aire como una intensa sonrisa.
Aquel hombre ni se imagina
que esta noche
seré sumisa boca,
caderas poderosas,
ardiente piel inconsciente,
bajo el vestido rojo
que ahora castamente me recubre.
Y seré otra mujer,
otra mujer sin el más mínimo pudor,
revestida de rojo por dentro,
indefinidamente fascinada en la búsqueda,
en la hondura,
de ese espacio irisado
que es delicia y paraíso.


VIBRA LA VIDA
Todo es intensidad
en el destello sereno y generoso
de esta mañana
en la que acaricio
el aroma entregado de tus labios,
como un bálsamo violeta,
floreciendo en el reino de mis ojos.
Es el brillo de la alegría,
el crujido del sol en la mirada,
lo que espero en esta hora,
lo que alienta mi voz dormida,
mi boca,
que incesantemente mastica y desmenuza
la vida
hasta besar
sus metáforas cuajadas de belleza.
La mañana se ensancha,
se entrega sin medida,
dejando a su paso
el júbilo fecundo
de saber que nosotros
sí hemos vivido.


TRAJES PRESTADOS

¿Quién eres tú?
¿Qué locura habita bajo los párpados que te arropan?
¿Qué rostro de vidrio se esconde en la penumbra?
¿Quién rompe cada noche el espejo de sus deseos
para conciliar el sueño?
¿Qué mano extraña suspira
recogiendo del agua mariposas muertas?
Si incluso la luz que te envuelve
no es más que un traje prestado.
¿Por qué continuar con tanto enigma?
Si eres sólo aire y polvo.
Como yo.


SIN DICCIONARIOS

La mano temblorosa de dedos heridos
inventa un adjetivo
que se graba, fugaz,
en el folio en blanco de mi cuerpo.
Tatuada
con verbos y adverbios misteriosos,
aquí sigo,
polvo y sal,
entre la luz milagrosa
de un eclipse inmóvil.
Entre intrincados laberintos
construidos de palabras aún no usadas,
entre garabatos de rumores de vidrio,
logro huir de mí por un momento
para entrar serenamente
en el calor ambiguo y luminoso
de unos versos
que todavía no conozco.


SI DIGO ABRIL

Mientras tú bebes tu triste letanía de lamentos,
yo digo risa y mi nube se disipa,
digo esperanza y me crecen ramas
de los blancos árboles serenos
que iluminan una frente cada vez más liviana.
Mientras tú guardas inútilmente tu coraza,
yo digo poesía
y las palabras se descalzan,
traen pájaros tibios a casa,
desnudan mis venas,
y la sangre transparente en mis orillas canta.
Mientras tú dejas
que las zarzas tiemblen en tu pecho,
yo me abandono a la caricia intensa
de mis tres corazones,
limpios de maleza,
inundados en el calor
de los paisajes más puros.
Perdóname si alguna vez
digo felicidad
mientras tú lloras.


RETÓRICA DEL SILENCIO


Encierro un jardín en la mirada
comparable
a mil, a cien mil conversaciones.
Porque ninguna palabra alumbra más
que el silencio.
Ninguna palabra puede ser agua,
agua que corre y fluye sin detenerse,
capaz de desenredar
lo más enrevesado de un enredo.
Mis ojos,
puente cimbreante entre la realidad y el sueño.
Tus ojos,
que en un instante fugaz
pueden ser beso.

miércoles, 10 de noviembre de 2010

Soho

Hablábamos de vicios antípodas del fornicio conyugal y amortizado, lolita de nabokov calentando al santo job por qué no la magdalena haciéndonos la faena de desvirgarnos a Dios

Para Juanita y Roberto



Rehén del innoble oficio

de bocazas en rastrojo

pregunto dónde a Samper

y quedamos en el SoHo,


para enviciarnos con vicios

despueses de antes de ayer.

Qué lujo, qué desperdicio

con lo que fue esta nariz

de aprendiz de Baudelaire,

míreme usted aujourd'hui,

respirando este aire impuro,

tan viejo verde inmaduro

sin prejuicios y sin fe.

¿Partidos contra la droga?

Excusez-moi, mademoiselle.

Ni los narcos ni la toga

de los jueces me seducen,

desde el siglo de las luces

solo la diosa razón

me calienta el corazón

con sus tetas y su culo,

su impudor sin disimulo,

sus anfetas, sus licores,

sus desamores probeta,

sus profetas, sus doctores

que recetan y no curan

a tantos desconsolados

viudos del envigado,

heridas que no supuran.

Porque ¿quién desata el nudo

de Sucre, Cuba, la Dea?


Cuando suba la marea

nos encontrará desnudos

buscando, como dementes,

alquimias para volar,

locos peces de ciudad

nadando contra corriente.

Bendita viagra querida,

bendita masturbación

con condón (por lo del sida),

benditos amaneceres

en cuartitos de alquileres,

bendito güisqui sin soda,

benditas noches de boda

con fulanas de ocasión.

Qué bonita mala vida,

qué puta reputación.

Pero hablábamos de vicios

antípodas del fornicio

conyugal y amortizado,

¿Lolita de Nabokov

calentando al santo Job?

¿Por qué no la Magdalena

haciéndonos la faena

de desvirgarnos a dios?

Y ya puestos, bacanales,

Mesalinas saturnales,

con muletas para el cojo

cuando Epicuro era el fuego

que adivinaban los ciegos

a través de un trampantojo.

¿Pagando? Naturalmente,

pero sin cuenta corriente,

con dinero negro mato,

Casanova lo sabía,

para gozar cada día

bastan dos perras y un gato.

Magíster marqués de Sade

que acuñó las obviedades

del azote consentido.

Masoch era un infeliz

en busca de cicatriz

que rescate del olvido.

Lo firma este cuasimodo

póstumo de casi todo.



Joaquín Sabina

Bogotá, noviembre 2006

frases sabina

Sabina, autorretrato


En sus canciones Joaquín Sabina ha ido construyendo una suerte de autobiografía: las que no cuentan una anécdota o relatan una historia de amor, nos dicen cómo es él, qué quiere, qué piensa. Como preparación para su próximo concierto en Colombia, que patrocina SoHo, le seguimos la pista a Sabina en primera persona, tal como se pinta él en sus canciones.

"…una mañana / comprendí que a veces gana / el que pierde a una mujer". (Como un explorador)

"No hay nostalgia peor / que añorar lo que nunca jamás sucedió". (Con la frente marchita)

"Dile que estoy parado al final de mí mismo / igual que un aduanero sin nadie a quien multar". (Cuando aprieta el frío)

"Cuando era más joven cambiaba de nombre en cada aduana. / Cambiaba de casa, cambiaba de oficio, cambiaba de amor. / Mañana era nunca y nunca llegaba pasado mañana, / cuando era más joven buscaba el placer engañando al dolor". (Cuando era más joven)

"Impúdico animal sin pedigrí, adicto al elixir del corazón de las botellas". (Delirium tremens)

"Sé lo que es dormir / desnudo, en cana y esposado, / a la intemperie de la multitud clavado en una cruz / con un ladrón a cada lado". (Delirium tremens)

"Pobre aprendiz de brujo / que escupe al firmamento / desde un hotel de lujo / con dos camas vacías". (Con dos camas vacías)

"Siempre que me confieso me doy la absolución". (Con dos camas vacías)

"Estos huesos que vuelven de la oficina, dentro de una gabardina / con manchas de soledad". (Cerrado por derribo)

"Me cansé del trajín de los caínes y los abeles". (Con lo que eso duele)

"Hoy dijo la radio que han hallado muerto al niño que yo fui". (Eclipse de mar)

"Vivo del cáncer a un paso / sin hacerles caso a / los que me dicen 'eh, Sabina / ten cuidado con la nicotina". (Eh, Sabina)

"A mis cuarenta y pocos tacos, / ya ves tú: / igual sigo de flaco, / igual de calavera". (El blues de lo que pasa en mi escalera)

"Has despejado mis dudas / y has logrado que aprendiese / a ser un perfecto Judas desde la jota a la ese". (Embustera)

"Es mentira que acepte que el ombligo del mundo no soy yo". (Es mentira)

"Cada mañana salto de la cama / pisando arenas movedizas". (Ganas de…)

"Nunca le hago ascos a la última copa ni al próximo bar, / vendí por amores y no por dinero mi alma a Belcebú / y de las dos majas de Goya prefiero la misma que tú". (Whisky sin soda)

"Opino con Sade que al deseo los frenos le sientan fatal, / nunca entiendo el móvil del crimen, a menos que sea pasional". (Whisky sin soda)

"Sueño que soy yo la pesadilla / de otro tipo que, dormido, me soñó". (Mañana será otro día)

"Y yo que nunca tuve / más religión que un cuerpo de mujer". (Medias negras)

"La noche que yo amo es un sótano oscuro / donde van los marinos que quieren naufragar". (Negra noche)

"Solo quiero ser yo y ahora parezco mi caricatura". (Oiga, doctor)

"Aquí he vivido, aquí quiero quedarme pongamos que hablo de Madrid". (Pongamos que hablo de Madrid)

"Algunas veces gano / y otras veces / pongo un circo y me crecen los enanos". (Que se llama soledad)

"Me falta una mujer, / me sobran seis tequilas" (Seis tequilas)

"Me enamoro de todo, me conformo con nada; / un aroma, un abrazo, un pedazo de pan / y lo que buenamente me den por la balada / de la vida privada de Fulano de Tal". (Siete crisantemos)

"Se me ha olvidado ya el lugar de donde vengo / y puede que no exista el sitio a donde voy". (Siete crisantemos)

"Hice trampas al póquer, defraudé a mis amigos, / sobre el banco de un parque dormí como un lirón; / por decir lo que pienso sin pensar lo que digo / más de un beso me dieron (y más de un bofetón)". (Tan joven y tan viejo)

"Fumo Parisiennes, / toco con Chopin, / cultivo mi jardín, / me pone triste el mar, y, cuando tardas en venir, / mi cama es una cama de hospital". (Tengo una muñeca que regala besos)

"Me pasé de la raya con tal de pasar por el aro, con sesenta qué importa la talla de mis Calvin Klein". (Viudita de Clicquot)

"Mi manera de comprometerme fue darme a la fuga...". (Viudita de Clicquot)

"Muriendo y resucitando sigo vivo y coleando". (Pasándolo bien)

miércoles, 3 de noviembre de 2010

Vacilón - Ricardo Iribarren

domingo 23 de mayo de 2010
Vacilón






1
No importa si el párvulo dispuesto a arrojar la pelota contra los vidrios, odia a la dueña de casa, detesta a sus hijos o sigue un impulso atávico, incontrolable que lo lleva a lanzar el feroz balón contra la enorme ventana, procurando destrozarla, fragmentarla, convertirla en añicos; sobreviene el puntapié y la pelota describe una veloz trayectoria elíptica, trazando una certera y rápida parábola; la física clásica hablaría del encuentro de dos cuerpos; de la fuerza a que actúa sobre el punto de apoyo b, produciendo el choque, la reacción, el impacto; pero con la misma rapidez de la trayectoria, una silueta se dibuja en el aire de la tarde, cargado de brisas azules y olor a magnolias y repele el balón antes que el vidrio inmaculado, destellante por las largas horas que el ama de casa dedicara a su aseo, se convierta en un frondoso puñado de agudas astillas, clavándose con un ansia ciega en la pared, en los marcos, en el alféizar; el muñeco gigantesco, sonriente, construido de metal, madera, nubes y humedades, de traje naranja salpicado de motas blancas, de gorro azul y una gigantesca sonrisa, recibe la pelota con el enorme zapato y la devuelve a los cielos; con una velocidad inaudita, el balón se pierde en los confines del día; el muñeco se curva entonces en una reverencia y queda inmóvil, agitando rítmicamente su pie derecho, quizá esperando otro pelota para enviarla a la estratósfera; se llama Vacilón: un robot creado para evitar que los balones de los niños destruyan los vidrios de la barriada.

— Señora, ¡esto es un atropello!
— ¿Qué le pasa vecina?
— He perdido la pelota de cuero que compré para mi hijo con los últimos ahorros de mi familia. Usted programó a Vacilón para que la enviara a la mierda.
— Eso es falso. Además, yo no lo programé, fue mi marido
— ¡Entonces fue su marido el que metió la pata, el que la embarró el que la cagó!.
— ¡No hable así! ¡No sea grosera ¡
— ¡Soy grosera todo lo que quiera…!

Y así las vecinas se lanzan una a la otra las negras y sutiles flores de la violencia desde el mediodía hasta el despuntar del crepúsculo; el resto de la vecindad trata de reconciliarlas y terminan tomando partido por una o por otra.

— Vacilón es perverso — afirman algunos — hace lo que le viene en gana.

— No tiene la culpa el chancho sino el que le da de comer — sentencian otros — Hay que reconvenirlo, regañarlo, ponerle los límites que trazan la decencia y las buenas costumbres.

De acuerdo con esto último, todos se dirigen a Vacilón, cuya silueta se forma, cambia o desaparece al activar los controles de una caja roja.

— ¿Por qué has despachado a la mierda la pelota? Comentan que la fuerza de tu patada la envió a las inmediaciones del imperio Romano de Occidente.

El muñeco se encoge levemente de hombros sin dejar de sonreír; una vecina muy religiosa, se planta frente a él y recita aquellos fragmentos de las Escrituras que hablan de las armónicas relaciones entre las personas y explica que el repeler suavemente las pelotas evidenciaría el amor al prójimo; esa noche los vecinos cantan a coro, procurando que las armónicas voces relajen los complicados circuitos, los sutiles carbones, algunos de los cuales se forjaron en atanores angélicos, según comenta el fabricante mientras exhibe imágenes de seres alados que habrían intervenido en la construcción de Vacilón.

Toda la noche los vecinos adoctrinan al muñeco con palabras sabias y cantos embriagadores y al amanecer, cuando suponen que ya han influido en el cibernético cerebro y que los circuitos se han aquietado, colocan en sus pies una nueva pelota; antes de programar la patada, algunos se trepan a los altos oídos advirtiéndole una vez más que debe impulsarla con extrema suavidad; don Álvaro, el vecino más antiguo, a quien se le encomendó activar el control de la pierna del muñeco, pronuncia un breve discurso, mientras Vacilón mira al horizonte sin dejar de sonreír.
— Estamos en los finales del tercer milenio. La tecnología se adueña de los hombres y las cosas. Luego de haber chupado hasta el hastío los jugos del planeta, hemos logrado que el mismo nos entregue lo esencial de su vida en forma de angélicos tecnócratas ocupados en conjurar las fuerzas opuestas de la naturaleza y del trabajo del hombre. De ellas has surgido tú, hermoso Vacilón, símbolo de los alados conocimientos infusos aplicados a lo cotidiano. Tú, encargado de rebatir las pelotas que los pícaros niños lanzan contra las ventanas de los vecinos. Ahora te pedimos que la fuerza de tu pie se limite a devolver el balón antes de llegar a los frágiles cristales, sin dañarlo, sin arrojarlo a lugares lejanos e inconcebibles. De este modo lograremos el balance sin par de todas las energías del mundo, las inertes, las activas, las de los mundos visibles y los invisibles. ¿Estamos de acuerdo, querido muñeco?

Sin dejar de sonreír, Vacilón asiente con su gigantesca cabeza. Colocada la pelota junto al enorme pie, apenas lo retira como para tomar un pequeño impulso, y la patea enviándola sobre los techos de las casas, cruzando las noches y los días, perdiéndola en un cielo que se convierte a veces en mar encrespado y que ahora grita, salta y salmodia, recibiendo el veloz balón en sus olas eternas y crispadas.

La segunda pelota perdida; el fracaso de la admonición y la persuasión, hace que los vecinos vuelvan a discutir; algunos son partidarios de medidas radicales; se tiene demasiada consideración a los robots y se olvida que son sirvientes de los hombres; muchos de los presentes pierden horas de trabajo hablando en el oído del gigante sonriente para que siga destrozando balones de fino cuero; harían falta medidas más duras; celdas de castigo; dejarlo sin comer y sin dormir.

Otros vecinos insisten en que no se han agotado los recursos para persuadirlo; que no se ha orado lo suficiente a fin que el inicial espíritu angélico vuelva a descender sobre los circuitos para suavizar, amansar, convertir en blando lo rígido y finalmente lograr que los instintos se vean constreñidos por la mansedumbre filial, ya que el robot no es otra cosa que un hijo de los hombres y los ángeles que una vez lo engendraran.


2

A un par de kilómetros de los lindes de la ciudad donde los vecinos procuran convencer a Vacilón para que muestre los suaves flancos de su carácter, una serpiente alta como un edificio a la que llaman Antígona, custodia los límites del tiempo; no duerme ni se alimenta y se dedica a administrar el pasado, el presente y el futuro; observa en silencio y con expresión lejana las caravanas de peregrinos que atraviesan los sutiles senderos de las horas y los días por los que marchan a las diferentes eras; a partir de Antígona, se interrumpen las autopistas, desaparecen los automóviles y los seres humanos son trasportados por bueyes, asnos y caballos; allí el hombre se asomará a su propia creación; florecerá Babilonia la grande; Tales de Mileto gritará el asombro ante las cosas; Darío el persa emitirá un aullido de triunfo y de derrota y Roma será el centro del mundo; la gente se vestirá con túnicas y sayos y las mujeres cubrirán sus cabezas.

Un grupo de vecinos organiza una expedición para recuperar la primera pelota arrojada por Vacilón que ha caído en las afueras de Roma el día en que Bruto mata a César; en que sus partidarios se deshacen en llantos y desbordan las fuentes y colman los ríos; el balón está en poder de una pareja de campesinos que lo considera un regalo de los dioses,

— Nosotros también somos dioses— afirman los vecinos al llegar a la humilde vivienda — Les pedimos este regalo y a cambio les daremos otros más valiosos.

Abren una caja con finas piezas de oro, plata, diamantes, lapislázuli y rubíes; los campesinos eligen diez prendas entre las más valiosas y a cambio entregan la pelota; al regresar pasan junto a la serpiente Antígona que en todo momento mira al este y llegan al pie de Vacilón con la pelota intacta; en ese momento, una nave espacial se detiene sobre el grupo y dos seres con tentáculos en vez de manos y pies, muestran achicharrado, convertido en una pasa, el último balón que pateara el muñeco . Los seres se prosternan, cubren sus cabezas con cenizas y piden disculpas como si fueran los responsables de lo ocurrido; saben que las pelotas son escasas y valiosas por la tremenda mortandad de ganado y presentan la que encontraron: un testículo arrugado, seco, agreste y terroso, luego de haber resistido la fricción de una velocidad incalculable.

Los vecinos la exhiben a Vacilón que continúa sonriendo en dirección de los techos de pizarra, los pararrayos y las veletas; no pierde la expresión divertida, casi infantil, cuando una anciana de aspecto angelical sube hasta su oído sirviéndose de una escalera y desde la altura profiere una lista de groserías sin nombre; tampoco se inmuta cuando un grupo de vecinos entre los que se cuenta el dueño de la pelota, llegan hasta él y frotan en las tenues mejillas los restos del balón, pintando el rostro con una fea sustancia arcillosa.

— ¡Llega el doctor Aurelio! — grita alguien

— ¡El doctor Aurelio.-…! ¡el doctor Aurelio!

Vistiendo una túnica de trabajo verdosa y grácil, con grandes anteojos y los cabellos despeinados, el doctor Aurelio monta una carroza adornada con plumas de rinoceronte desde la cual saluda acompañado de siete muchachas muy bellas, ataviadas tan sólo con bikinis que apenas cubren los senos y los pubis y calzadas con gruesas y brillantes botas; los caballos que arrastran el carruaje llevan coronas, ya que según el médico, los nobles brutos serían príncipes, princesas y reyes sometidos a un sortilegio en este mundo.

— La energía de Vacilón está alterada — afirma con seguridad luego de revisar el muñeco y sus secretarias, sin dejar de moverse rítmicamente al compás de un Rap ultramoderno, muestran las enormes jabalinas que serán utilizadas como agujas; el doctor habla a la multitud expectante.

— Las agujas tienen pequeños receptores que aportarán a Vacilón la fuerza celeste para conectarse con los lejanos astros y lograr que una partícula de ira generada en su nacimiento, no se traslade a su pie derecho. Sólo así podremos salvar las pelotas de la destrucción.

3

En tanto los peregrinos van y vienen a las distintas épocas de la historia custodiadas por Antígona, la boa gigantesca que guarda y mantiene los minutos, las horas y los años; desde los inicios del hombre hasta la era angélica y atómica; desde los milenios a las fracciones de segundo son restaurados y archivados en la sangre de la enorme serpiente, quien decide si los viajeros deben marchar al futuro o al pasado más remoto; muchos afirman que esta selección es un capricho de la serpiente, pero los más aseguran que sus decisiones se basan en una sabiduría que excede el pensamiento de los hombres.

Algunos peregrinos del siglo XIX vestidos con elegancia, cruzan el sendero de Antígona; otros, pobremente ataviados, escapan de la restauración monárquica; un grupo de hombres prehistóricos caminan descalzos dejando sus huellas en las hirvientes rocas que rodean a la serpiente, la que impasible y serena contempla todo con ojos rasgados y profundos, mientras hombres mujeres, niños, animales y plantas atraviesan la seda exigua y levemente espinosa que mana de su cuerpo y se extiende como una rara y permeable cortina .

Muchos se preguntan: ¿qué hay en el cerebro de la serpiente? ¿Qué siente el extraño ofidio? Antígona está atenta a lo que ocurre tres kilómetros más allá con Vacilón y su patada a la que los vecinos tratan de conjurar.

4

— La maravilla de la acupuntura está obrando sobre los circuitos angélicos — exclama cada tanto el Doctor Aurelio frente a la multitud enfervorizada mientras señala al muñeco que no deja de sonreír; las agujas cuelgan como racimos de su nariz y sus orejas, mientras que el resto se reparten en el pecho, el vientre, las piernas y el pubis; en las puntas, los receptores aportan energía celeste y la distribuyen a través de los canales del Chi; la fuerza restauradora se concentra en el perímetro del muñeco, haciendo que brille con tonos tornasoles; los vecinos no se mueven del lugar, fascinados por los destellos de Vacilón que les recuerdan los años de infancia, los primeros amores y una tarde en la que caminaran entre árboles de azahar, contemplando la suave geometría de las corolas.

— Con este tratamiento se convertirá en un dulce muñeco y no aplicará a las pelotas la fuerza incontrolable que proviene del averno — afirma el boticario de la cuadra que aún vende medicamentos antiguos en frascos color caramelo.
— ¡Será bueno, será muy bueno como un niño bueno! — dice la anciana doña Pepa mientras la prótesis dental bailotea en su boca.

Es la hora de retirar las agujas; ante un toque de trompeta, las hermosas asistentes del doctor Aurelio se descalzan para trepar por el muñeco; sus delicados pies y sus hermosas manos, se aferran a la carne húmeda y tenue y al son de una música sincopada, quitan jabalina por jabalina; les basta una leve presión para que cedan y abandonen los poros de la carne casi celeste.

Una muchacha rubia, mostrando sus redondas nalgas, trepa hasta el pubis de Vacilón y con un gesto triunfal retira la última aguja; entonces, el cuerpo del muñeco se tiñe de una sustancia etérea, morada, con tintes verdosos; el sol de la tarde al caer sobre la eterna sonrisa, traza notas de luz que se repiten formando una melodía y el cuerpo del muñeco brilla aún más, llenando el lugar de una extraña, intensa y hermosa luz, como si se tratara de otro sol o de otra luna; los vecinos gritan de admiración.

— ¡Es otro Vacilón! — repiten y repiten señalando los fulgores traviesos que recorren los brazos, los zapatos; que se trepan a sus ingles y se sumen en los resplandores solemnes del pecho, el cuello y las extremidades.

El Doctor Aurelio está radiante; sus hermosas secretarias, calzadas otra vez con las argentinas botas, lo rodean abrazándolo.

— ¡El muñeco está curado! — anuncia el médico con tono triunfal y la multitud lo ovaciona, arroja papeles, silba y enloquece; los viajeros del tiempo que acaban de recorrer los circunvalares caminos de la serpiente Antígona, se suman a la gloriosa ovación.

— Ahora la prueba definitiva — el médico muestra una enorme pelota de cuero de cebú amarillo que pasta en las laderas heladas del Monte Fuji, y tres de sus secretarias la colocan junto al pie del muñeco — Verán que su patada apenas llegará a cubrir el espacio que se tiende entre una acera y la otra.

Vacilón vuelve a tomar el corto impulso llevando su pie hacia atrás.

Un estallido de luciérnagas.

Un vuelo de mariposas.

Con el puntapié de Vacilón, todo se detiene; el tiempo cuelga del aire de la tarde y por un momento los hombres sabrán que aquel día no tendrá crepúsculo; que no llegará la noche; los viajeros del tiempo serán arrastrados por olas negras que invadirán las calles; los vecinos se verán unos a otros con los ojos desorbitados, las lenguas negras saliendo de las bocas y las carnes cayendo de a pedazos.

Pocos sabrán que la fuerte y preciosa pelota hecha del cuero del último cebú amarillo que pastara en las laderas del Monte Fuji, habrá golpeado la cabeza de Antígona, la serpiente del tiempo, quien caerá muerta a un costado de sus sedosos senderos; que la tela tenue que surgía de su cuerpo, se habrá rasgado para siempre, haciendo estallar los días, las horas, los años, las centurias y los milenios.

Agonías súbitas y nubes provenientes del averno; abismos abiertos en la tarde, tragando a toda una generación; ya no tendrán sentido los logros de la historia y todo se hundirá en el súbito olvido.

En medio de la noche sin espacio y sin tiempo, espesa como una gelatina, el muñeco brillará más que nunca y cuando el propio planeta se reduzca a una minúscula partícula, seguirá incólume, con su sonrisa tendida a los vientos de la tiniebla eterna.

El tiempo volverá a engendrarse; regresará la vida, y otra humanidad se creará a sí misma y derivará por los peñascos del espacio y en vez de la serpiente controlando los minutos, las horas, los días y las centurias, el enorme muñeco inmóvil y sonriente enviará con su patada a los peregrinos hacia uno y otro sendero de la historia.

Ricardo Iribarren

Registro Nacional de Derechos de Autor Nº :1-2009-9264 — Colombia 2009

Si encuentras un Buda, Ricardo Iribarren

martes 27 de abril de 2010


martes 27 de abril de 2010
"Si encuentras un Buda..."


— ¡Sangha…!

Varios niños jugaban en el portal del templo; en las cercanías del altar, una pareja de ancianos ofrendaba una flor de loto. Surachai, el viejo sacerdote, encendía las velas junto a la estatua de Buda y como siempre se preguntaría por el significado de alguno de los doscientos cincuenta preceptos del Theravada.

— ¡Sangha…!

Ninguno de ellos escuchaba la voz femenina, el tono cálido lleno de ecos, así como tampoco oían el rugido del Tigre de la Impermanencia que llegaba de las montañas del este. La bestia no saltaba de pronto. El ataque era lento, diferido, creando la ilusión de que el tiempo y la vida eran eternos.

— ¡Sangha…!

Era mi segundo nombre, el que fuera elegido por los dioses. Sólo conocido por mis padres y por el prior de un templo lejano, ahora llegaba de las profundas piedras de la pagoda. En silencio, mi cuerpo respondía, aunque mi mente sólo pronunciaba la primera parte de una frase.

— Si encuentras un Buda…

Faltaba una palabra que no llegaba a mi lengua, pero recorría mis miembros y cosquilleaba en las puntas de mis dedos.

— !Sangha…!¡Sangha…!

La voz pronunciando mi segundo nombre me hacía vibrar como una casa en medio de un terremoto; como un condenado al escuchar por última vez el canto de los pájaros.

— Si encuentras un Buda… — Otra vez mi respuesta truncada; otra vez mi vientre dispuesto a saltar.

De pronto los árboles dejaron de agitarse y los pájaros de volar Los niños quedaron inmóviles en distintas posturas de juego. En las cercanías del altar, el anciano miraba con ternura a su mujer y levantaba la mano en una caricia suspendida. Más allá, Surachai había interrumpido el gesto de encender una vela.. Un vendaval luminoso arreció en mis entrañas y me trajo recuerdos de otras eras que vibraron en el inerte viento de la tarde. En aquel mundo quieto, yo me llenaba de luz; el llamado provenía de la pagoda y a la vez de las puertas del Nirvana. La Iluminación latía en el aire. Amenazaba desgarrar mi ser para ofrecerme la conciencia absoluta, única forma de vencer al Tigre de la Impermanencia. Aquello explicaba mi alegría ante el reclamo, aunque la voz y la presencia de una mujer pudieran resucitar mis deseos mundanos a los que consideraba vencidos.

— ¡Sangha…! ¡Sangha!

Mi respuesta seguía incompleta. Pronuncié en voz alta las cuatro palabras: Si encuentras un Buda… El resto de la frase atravesaba las plantas de mis pies, trepaba por mis piernas y se detenía en mi sexo.

— ¡Sangha…! ¡Sangha!

Parecía absurdo, pero aquello que debía precipitarme en la Iluminación, también me llenaba de anhelos vagos y lejanos.

— ¡Sangha…!¡ Sangha…!¡ Sangha…!

El llamado implacable se elevaba como humo desde las viejas piedras, desde los cimientos de la pagoda.

Caminé hasta el salón donde los otros monjes oraban en círculo. También estaban inmóviles y callados, con las cuentas entre los dedos y las cabezas bajas.

— ¡Sangha…!

La voz llegaba de la base cuadrada de la estupa. Mientras descendía las gradas, una luz celeste que provenía del sótano, recorrió mi piel.

— ¡Sangha! ¡Sangha…!

La alegría desbordante, casi escandalosa, entró por mi nariz, mis orejas y mis ojos. No me sorprendió encontrar una mujer desnuda parada frente a mí, con los cabellos sueltos. Vi su imagen borrosa; había llegado al límite del abismo luminoso y bastaba un soplo, el suave roce de un ala o la levedad de un pensamiento para precipitarme en él.

Ella me miró sin hablar. Era la propia Iluminación. Sólo así podía conocer mi nombre oculto. De unirme a su cuerpo, lo haría con el Buda del centro del universo; conocería los remotos eones sin abandonar la pagoda; desde las eras más lejanas, hasta cada una de las flores de los cerezos del parque.

Abracé a la mujer. Su piel era suave y luminosa, pero algo me impedía hundirme en el abismo; era el vaivén de un pensamiento que llegaba, partía y luchaba contra la luz embriagadora; contra el avasallante conocimiento que mostraría todo.

— ¡Sangha! — repitió ella junto a mi oído

— Si encuentras un Buda…— contesté una vez más

La otra parte de la frase llevó a mis ojos a contemplar la enorme hacha que colgaba de la pared a pocos pasos de donde estábamos. Con ella, el monje Thaksin cortaba diariamente la leña. Lejano, perdido en las montañas del este, aún escuchaba el rugido del Tigre de la Impermanencia.

Continuaba la diferencia entre lo agradable y lo desagradable, entre el placer y el dolor, pero frente a mí estaba el punto en que todo se extinguía. Allí las cosas se convertían en almohadas; en velas agonizantes. Supe de mis vidas anteriores: había sido un santo, un Anāgāmī, pero también un monje corrupto y un emperador asesino dominado por los tres venenos. Mi mente era una sombra débil en medio de la luz; una llama oscura a punto de extinguirse bajo el viento de la Iluminación. La mujer se había arrodillado a mis pies con una ofrenda de frutas, dispuesta a adorar al Buda que asomaría por mi pecho.

— Si encuentras un Buda…

Mis manos tomaron el hacha, la blandieron y me bastaron dos golpes para separar la cabeza de su tronco. La sangre saltó, cubriendo mi túnica azafrán. En medio de espasmos dolorosos, mi cuerpo y mi mente se oscurecieron y los eones se alejaron vertiginosos. El mar de luz crepitó y las aguas me devolvieron a la playa que era el mismo sótano en la base de la pagoda. La cabeza de la mujer tenía los ojos abiertos y me miraba con ternura. Lo último que recuerdo es haberla colocado sobre el cuerpo, cubriéndolos piadosamente con mi túnica.


Al despertar escuché a los monjes orando. Habían empezado sin mí. . Estaba desnudo y mi túnica permanecía a pocos pasos, limpia, sin huellas de sangre No vi el cadáver ni había rastros del asesinato. Me vestí, subí al salón circular y empecé a orar junto a los otros.

— Ayer estuviste a las puertas de la Iluminación — me dijo en un susurro el monje más anciano mientras marchábamos al refectorio.

— Fue un engaño — expliqué— Los deseos mundanos se vistieron de Iluminación.

— Está bien — asintió el maestro — Seguirás la senda del peregrino, practicarás el sacrificio y los preceptos y luego de muchos eones, renacerás como Bodhisattva Quizá, en otra eternidad, puedas convertirte en Buda.

Miré el rostro del anciano. Otra vez la frase que atravesaba mi garganta como una daga oscura. Pronuncié para mis adentros la primera parte: Si encuentras un Buda… el resto volvía a agitar mis miembros, intentando llegar a mi cerebro.

Durante la segunda ronda de oración, nos sentamos en círculo. En silencio, esperaríamos que el prior diera tres vueltas alrededor de nosotros. El pensamiento regresó. Ya no era la respuesta a la voz de la pagoda que pronunciaba mi nombre. Arrancaba de mis entrañas como una ola incontenible y mientras la sentía llegar, recordé vagamente un Sutra que describía la oscuridad como otra cara de la luz. Luego las palabras me anegaron. En medio de un cielo negro, vi la frase completa, iluminada por un siniestro sol. Debía pronunciarla, aunque desatara una tormenta.

— Si encuentras un Buda, ¡mátalo!

Los monjes interrumpieron sus oraciones y me miraron con horror. Algunos se incorporaron y quisieron escapar, pero fue inútil. Como hojas en medio de un vendaval, sus pieles cayeron mostrando los tejidos, los músculos y los huesos. Rápidamente se convirtieron en un puñado de cadáveres y las paredes de la estupa se derrumbaron. Corrí, procurando salvarme de las piedras que caían. Una vez fuera, vi como el edificio se convertía en puñados de polvo gris arrastrados por el viento de la mañana. Mi túnica se deshizo y quedé desnudo en el desierto.




Después de muchos años de la catástrofe, los campesinos siguen venerándome por ser el único sobreviviente. Me ofrecen alimentos, reclaman bendiciones y guardan mis harapos como amuletos. Cuando muera, disputarán los trozos de mi carne y cada uno de mis huesos. Muchos se postran frente a mí y me llaman Maitreya, adorándome como a Buda.

Todas las mañanas, un niño llamado Luang me traía una hogaza de pan. Ahora es un joven que sigue alimentándome y recibiendo mis mensajes sobre la vida, la muerte y la Iluminación.

Hoy hablo acerca del sufrimiento. Luang me escucha atentamente, con un brillo familiar en los ojos y advierto que además del trozo de pan, ha traído un hacha. Me interrumpo y aclaro que no soy un Buda, pero la frase se ha liberado en su cuerpo. Asentirá a lo que diga y esperará a que baje la cabeza; entonces cercenará mi cuello, abandonará mi cadáver y se internará en el desierto para hacer penitencia entre los buitres y los alacranes, tratando de obtener la Iluminación.

Dejo de hablar. Nos miramos fijamente. El silencio es intenso, casi doloroso.

Desde las lejanas montañas del este, vuelvo a escuchar el rugido del Tigre de la Impermanencia.

Ricardo Iribarren
Registro Nacional de Derechos de Autor — Colombia— Nº 1-2009-9557

jueves, 2 de septiembre de 2010

The thougtless kind

If you grow tired of the friends you make
In case you mean to say something else
Say they were the best of times you ever had
The best of times with the thoughtless kind

We dress conservatively at the best of times
Prefer the shadows to the bright lights in the eyes
Of the ones we love, the bright lights
in the eyes of the ones we love

What we see, what we imagine the eyes tell us nothing
The bright lights in the eyes
of the one we love will tell you
Nothing except that you’re the thoughtless kind

If you grow tired of the friends you make
Never ever turn your back on them
Say they were the best of times you ever had
The best of times with the thoughtless kind

Dying on the vine - John Cale

Dying On The Vine lyrics



I’ve been chasing ghosts and I don’t like it
I wish someone would show me where to draw the line
I’d lay down my sword if you would take it
And tell everyone back home I’m doing fine

I was with you down in Acapulco
Trading clothing for some wine
Smelling like an old adobe woman
Or a William Burroughs playing for lost time

I was thinking about my mother
I was thinking about what’s mine
I was living my life like a Hollywood
But I was dying, dying on the vine

Who could sleep through all that noisy chatter
The troops, the celebrations in the sun
The authorities say my papers are all in order
And if I wasn’t such a coward I would run


I’ll see you me when all the shooting’s over
Meet me on the other side of town
Yes, you can bring all your friends along for protection
It’s always nice to have them hanging around


I was thinking about my mother
I was thinking about what’s mine
I was living my life like a Hollywood
But I was dying, dying on the vine


John Cale Dying On The Vine lyrics

miércoles, 1 de septiembre de 2010

Manuel Torres

MANUEL TORRES
Colombia
Estudiante de Maestria: Estudios de Cine y Teatro Latinoamericano y Argentino, Universidad de Buenos Aires (2010). Realizador de cine, escuela de cine black maría (2009), graduado con la investigación: Posmedia y new media: producto de la evolución cinematográfica. Director de medios del Concurso Mundial de Cuento y Poesía Pacifista (2009). Ganador convocatoria Basta la Palabra, por Casa Ensamble (2009-2010), con el Libro de Artista: Orbe, cuerpos y poesía deshabitada. Selección Oficial del Festival Internacional de Cine Ciudad Luna en la categoría Animación, con la obra Cadáver aún vivo, y en Video Experimental con la obra Las Palabras Del Prisionero (2009). Ganador convocatoria nacional, Festival Latinoamericano de Artes Mediáticas Experimenta con el video-poesía Las Palabras del Prisionero (2009). Escritor y director, obra teatral Fotosíntesis (2008), co-producida por Proyecto K. Director de El Perro Errante, colectivo valía poiesis pos modismo cinematográfico. Miembro de la Red de Escritores Latinoamericanos. Columnista y Editor en el área de cine de la revista digital chilena; Absenta. Docente del Colegio Moderno John Dewey, en la cátedra de Teatro y Laboratorio Audiovisual (Agosto 2008 - Julio 2009). Ha participado en numerosos recitales de poesía y cuento breve: centro cultural la Casa Rosa, Buenos Aires – Argentina (2010) con el poemario La Casa Color Cian; en el marco de la Marcha Mundial de Paz (2009), patrocinado por el programa Libro al Viento en Hospitales de la Secretaría de Salud del Distrito, en universidades como La Salle, el Rosario, la Javeriana y la Distrital con el relato Ruidos; invitado de la Red de Bibliotecas de Medellín, en el marco de la Fiesta del Libro y la Cultura (2009), donde realizó lecturas de los poemarios Confesiones del Jordán Desahuciado y Un e-mail para la India. Tiene publicaciones digitales de poesía-experimental, en el Diario: Primerizos sin afán. Tiene un relato titulado Suicidio publicado por Ricardo Silva Romero (escritor colombiano) en su web-site. Actualmente realiza una investigación acerca de la virtualidad en el cine y la noción de símbolo y rhema en el proceso artístico.

---

AGUA PARA LAVAR LOS LIRIOS / JARDIN DE GERANIOS


AGUA PARA LAVAR LOS LIRIOS


Sobre la marea brumosa cae como una pluma,
el trazo de un viento alisio prisionero de las ansias.
Agua para lavar las tinajas y la espalda desnuda.
Lo grisáceo inmutable en un pocillo rebosado de alabastro.
Y la mano de aquella mujer fatigada, vacía los cuerpos en su vientre.
Agua para lavar los patios y la azotea y los balcones y la tierra.
Caen tres rizos al abismo y me hundo para atraparlos en el aire.
¿De dónde vendrán los objetos tuyos y con ellos la magia?
Agua para lavar los lirios (…)
Sin que la noche espíe, nos verá manar la aurora.
(…) entera naciste por primera vez, tibia.

---

Poetas suicidas

HÉCTOR MURENA

TENEMOS dos ojos
porque
no sabemos ver.
Tenemos dos manos
porque
nada logramos aferrar.
Tenemos dos piernas
porque
no nos sostenemos.
Tenemos una boca
para errar.
De rodillas en el suelo,
una mano cerrando
los labios,
la otra velando
los ojos:
es la forma de comenzar.


.
(Héctor Murena, en José Luis Gallero, Antología de poetas suicidas, op. cit.)

martes, 31 de agosto de 2010

Salida de los Obreros de la fábrica

Recordamos uno de ellos:
.
SALIDA DE LOS OBREROS DE LA FÁBRICA

Una fotografía en blanco y negro
en un ajado álbum de familia
genera una violenta panorámica
hacia el pasado, que desemboca
en este plano fijo en la memoria:
obreros saliendo de una fábrica,
obreros con caras sucias y almas
hipotecadas, hombres y mujeres
vestidos de azul, que saben lo que es
el sudor en el frente de la vida,
y entre ellos, mi madre, rostro anónimo
que regresa a su hogar, con el pan
bajo el brazo y un adiós en el pecho.

Howard Phillips Lovecraft

Howard Phillips Lovecraft poeta
tras la sombra de Edgar Allan Poe

POR DONDE UN DÍA PASEÓ POE
......


Divagan eternamente las sombras en esta tierra,
Soñando con siglos que se fueron para siempre;
Grandes olmos se alzan solemnes entre lápidas y túmulos
Desplegando su alta bóveda sobre un mundo oculto de otro tiempo.
Una luz del recuerdo ilumina todo el escenario,
Y las hojas muertas hablan en susurros de los días idos,
Añorando imágenes y sonidos que ya no volverán.
Triste y solitario, un espectro se desliza a lo largo
De los paseos por donde sus pasos le llevaban en vida;
Pero no es visible a los ojos de cualquiera, a pesar de que su canto
Resuena a través del tiempo con una extraña fascinación.
Sólo los pocos que conocen el secreto de su magia
Pueden encontrar entre estas tumbas la sombra de Poe.
......
(Versión de Juan Antonio Santos y Sonia Trebelt)

Tito Muñoz

A Charles Bukowski


Viejo cabrón, acábate la Heineken.
Te está durando mucho, demasiado.
Apuesta doble o nada a los caballos
que en tu puerta, uno blanco,
busca jinetes gordos.


Vomita en el rellano
de la muchacha pálida,
di tus últimos versos
a estudiantes lampiños,
arráncale los piños
de un limpio puñetazo
al crítico que odias.
Deja el escarabajo donde siempre.
El ángel de la grúa
pasará a recogerte.
.


(Tito Muñoz, Sirenas en conserva, Editorial Bronce, 1997)

Sonia San Román.

DESTRUIR PARA CONSTRUIR
.
Destruir para construir.
De momento, ruinas.
Juno destrona al Hada Madrina
con su vientre redondo
y sus ovarios.
Renacer o morir.
De momento, duele.
La cáscara empapada
con mi tela de araña
no deja que vea
el horizonte.
.



(Sonia San Román, de 23 Pandoras: Poesía alternativa española. Selección y prólogo de Vicente Muñoz Álvarez, Baile del sol, 2009).

Ada Menéndez

ADA MENÉNDEZ

EL COBARDE
.
Entra primero tú
entra y después me lo cuentas
te espero al otro lado del cristal
peinándome recuerdos
.
Entra
primero tú
esta orilla del río es más cómoda para mí
apenas mojaré los pies
hay demasiado lodo para mis zapatos
.
Primero entra tú
y si tienes dudas
dímelo y te acompaño
me descalzaré
no importa si salpica
yo te contaré qué hay allí
.
Entra tú primero
verás mi reflejo cuando llegues


.
(Ada Mendéndez, Abierta de piernas, Bohodón ediciones, 2009)

Sebastián Barrasa

Hoja de Vida de Sebastián Barrasa "El Zaiper"


Su madre lo parió el 7 de junio de 1974 en la Ciudad de Buenos Aires, República Argentina. Lo llamaron Sebastián Gabriel y lo apellidaron Barrasa.

Luego apareció el Zaiper y así quedó.

Le enseñaron a leer y a escribir desde muy muy chiquito (a los 3 años). No mucho más tarde comenzó con sus primeras historias. Al principio en el aire, luego en las paredes y al final en computadora (el papel vino después).
A los ocho añitos no lo quisieron llevar a Festilindo pero lo que sí hicieron fue anotarlo en el Instituto Vocacional de Arte, en donde estudió diferentes disciplinas artísticas.
Desde entonces es artista.
Estudió teatro, títeres, piano, coro, electroacústica, técnicas de jazz, armónica, didjeridoo, origami, tecnicas amatorias (de forma autodidacta con colaboraciones).

Un día retomó la palabra y se focalizó en la escritura creativa de la mano de Jorge Capsisky, Vicente Battista, Mario Goloboff y Mario Sampaolessi.
Desde 1991 se dedica a la docencia. Hizo otras cosas en el durante de las que prefiere no acordarse, hasta que en el año 2000, tomó la indeclinable decisión de enfocarse en la literatura.
Desde el 2004 coordina talleres literarios y derivados en: Centro Cultural Borges, Centro Cultural Ernesto Sábato/UBA, Facultad de Medicina/UBA, Espacio Liberarte, Bar Cultural “El Taller”, Librería Gandhi, Nothorious, espacio cultural Anónimos, y también en la modalidad a distancia (por internet).
En 2005, con un grupo de ex alumnos, fundó CRUZAGRAMAS: un grupo de escritores en busca de alternativas (http://www.cruzagramas.com.ar).
Obtuvo varios premios literarios nacionales e internacionales. También fue jurado en certámenes literarios nacionales.

Trabajó en radio. Participó en presentaciones literarias y actividades de interacción con otras disciplinas artísticas

Es co-autor de los libros de micros cruzagramísticos: AHH, y BLA (de aparición en noviembre de 2010 aprox)

y tiene en la puntita dos libros más (que alguna vez publicará): BreVajes (microrrelatos y prosa poética), Monstruos que se habitan en mi cama (cuentos)

se lo puede leer en su blog
http://dialectivos.blogspot.com

y en antologías y obras en colaboración
y en algunas revistas literarias
y en algunos otros sitios en Internet



UN POEMA...

Vaciarse todo



Sacarse todo

el abrigo

la camisa

los pantalones

y quedarse en sexo

completamente desnudo

afeitarse los pelos de la barba

de la cabeza

del pubis

estar

ahora sí

absolutamente limpio

y llano

castrarse el falo

parir sin dolor

descargar los riñones

vomitar la mierda de las entrañas

la pus de los granos

que exploten en el espejo

y que cubran las caras

el agua de los ojos

el suero de las venas

la esperma de los testículos



secarse todo

y que no llore

sacarse todo

y que no enferme

vaciarse todo

y que no caiga

que no se esfume

que no se vuele

desplumarse las alas

quitarse las escamas

pelarse la cáscara

rasguñar la cicatriz

y que sangre

arrancarse la piel a mordiscones

y que sangre

desprenderse las uñas con un clavo

colgarse de la cruz cabeza abajo

sumergir la nariz en la pecera

y llenarse los pulmones de agua dulce

que no entre una gota de aire

una gota de sal

una gota

silenciarse los gritos

secarse los suspiros

vaciarse de espantos



para que no quede nada

para que quepa todo (S. BARRASA)

sábado, 28 de agosto de 2010

Benjamin -

[...]La ciudad no se visita, se compra. En la maleta del marinero cohabitan el cinturón de cuero de Hong Kong, la vista panorámica de Palermo y la foto de una chica de Stettin. Exactamente así es su verdadero hogar. Nada sabe de esa nebulosa lejanía que, para el burgués, encierra mundos desconocidos. Lo primero que se impone en cada ciudad es el servicio a bordo; luego vienen la cerveza alemana, el jabón de afeitar inglés y el tabaco holandés. Tienen presente hasta la médula la norma internacional de la industria; no son víctimas de las palmeras ni de los icebergs. El marinero ha "engullido" la cercanía y sólo le dicen algo los matices más exactos. Sabe distinguir mejor los países según su forma de preparar el pescado que según la arquitectura o la decoración del paisaje.[...]

Yolanda Castaño

(RE)SER(VADO)

[...]

D


Tanto souvenir acabará con Notre Dame,

¿qué es lo que veo?, veo que ni un solo día, ni

un día solo dejé de sospechar de mi inclinación a las espuelas.


-No fue aquello lo que no te perdono (puedo aguantarlo casi todo)-.


Definitivamente, yo, tampoco haré nada por salvarme.

Pero haré.

Me arruinaré en vida, haré

de mi vientre un circo, daré de comer

mi corazón a las bestias.


Lo que no te perdonaré fue apenas que encontrases

una mínima razón para pegarme.


Imperdonable cómica desesperada harás

de tu vientre

un circo.


Una mínima razón para pegarme.


[...]

Bukowski

"Los muertos no necesitan
aspirina o
tristeza
supongo.

pero quizás necesitan
lluvia.
zapatos no
pero un lugar donde
caminar.

cigarrillos no,
nos dicen,
pero un lugar donde
arder.

O nos dicen:
Espacio y un lugar para
volar,
da
igual.

los muertos no me
necesitan.

ni los
vivos.

pero quizás los muertos se necesitan
unos a
otros.

En realidad, quizás necesitan
todo lo que nosotros
necesitamos

y
necesitamos tanto
Si solo supiéramos
que
es.

probablemente
es
todo

y probablemente
todos nosotros moriremos
tratando de
conseguirlo

o moriremos

porque no
lo
conseguimos.

Espero que
cuando yo esté muerto
comprendáis

que conseguí
tanto
como
pude."

lunes, 9 de agosto de 2010

Sonetos y poemas | Interviú, Joaquín Sabina

Cuerpo, corazón, deseo





El cuerpo tiene un ayer
que no se cura mañana,
nueve noches por semana
sin ganas de amanecer.
Laberintos del placer
cuando baja la persiana
del crepúsculo, Diana,
cazadora de vía estrecha,
clava su póstuma flecha,
en mi podrida manzana.

El corazón es un flan
que encoge con cada pena
y se inflama cuando suena
la flauta dulce de Pan.
Eva se va con Adán
porque el amor desenfrena
y, al calor de la verbena,
siempre aparece un muchacho
que le financia el gazpacho
después de la noche buena.

El deseo es un corcel
que la madurez embrida,
cuando el bajel de la vida
no acepta tratos con él.
No se trata de ser fiel
a la esposa malquerida
ni echar vinagre en la herida
de la loca juventud;
la pasión y la salud
pierden siempre la partida.








lf



Si cundieran
los milagros, si no tuvieran
alergia a la primavera
las amapolas,
si pudiera,
ángel travieso,
bucear
por los sótanos de un mar
preso
en una caracola,
si no viajara
tan sola
la luna
que se dispara,
tan hambruna
y tan despacio
por el espacio,
si se muriera
la muerte en un accidente
de carretera,
si tremolara
desde el palacio de Oriente
la bandera
tricolor de la tercera
república en el balcón,
si sirviera
esta canción
para que tú me absolvieras,
si no me doliera
tanto el corazón…










Ese momento de la madrugada
cuando ya se ha bebido todo el vino del mundo
y no queda en el alma más que el terco deseo
de dormir abrazado a un cuerpo conocido.

Nada hay en las calles
que llene el corazón; lo sabes
y no obstante
un día y otro vuelves
a ellas respondiendo a la voz
de una oscura llamada, buscando
acaso sólo renovar el calor del regreso
a la casa y a la mujer que espera.

Pero no. Que mañana
lo que nunca encontraste
puede estar aguardando por ti en cualquier esquina.











Ese momento de la madrugada
cuando ya se ha bebido todo el vino del mundo
y no queda en el alma más que el terco deseo
de dormir abrazado a un cuerpo conocido.

Nada hay en las calles
que llene el corazón; lo sabes
y no obstante
un día y otro vuelves
a ellas respondiendo a la voz
de una oscura llamada, buscando
acaso sólo renovar el calor del regreso
a la casa y a la mujer que espera.

Pero no. Que mañana
lo que nunca encontraste
puede estar aguardando por ti en cualquier esquina.










Si nos hundimos antes de nadar
no soñaran los peces con anzuelos,
si nos rendimos para no llorar
declarará el amor huelga de celos.

La primavera miente y el verano
cruza como un tachón por los cuadernos;
la noche se hará tarde, tan temprano,
que enfermarán de otoño los inviernos.

Cuando se desprometen las promesas,
la infame soledad es un partido
mejor que la peor de las sorpresas.

Si me pides perdón socorro pido,
si te sobra un orgasmo me lo ingresas
en el banco de semen del olvido.




Pasó por fin, se te cruzó un buen chico
(dime su gracia si te da la gana)
y rechacé el papel de indiano rico
mecenas del divorcio de tu hermana.

La noche que perdiste el miedo al miedo
fue tan corta que dura todavía,
por más que yo, maldito José Alfredo,
te diera más de lo que no tenía.

Me costará ¿qué quieres que te diga?
ser elegante sin romper cristales
ahora que ni siquiera eres mi amiga.

No enseñan a olvidar las autoescuelas,
pero, hasta los feroces animales
lloran cuando los dejan a dos velas.



Interiores.


El crepúsculo va con retraso
destiñendo la sal de la vida,
vivo en un callejón sin salida,
hace tiempo que no me hago caso.

Avanzando hacia atrás, paso a paso,
cada atajo parece una huida,
cuando pierda por fin la partida
roncaré a la salud del ocaso.

Romperé el comodín que me sobra,
tiraré a la basura la obra
que corrige con sorna el destino.

Y, desnudo, con ningún reproche,
le daré la razón a la noche
y abriré otra botella de vino.

Amanece peor cada día,
y, a pesar de las horas azules,
los relámpagos son tan gandules
como trenes sin norte ni vía.

Heme aquí sin hallar todavía
morbo y cólera en campo de gules,
entre harapos de velos de tules,
novio póstumo en cama vacía.

Con oído avizor, por si acaso
consiguiera indultar el fracaso
sobornando a la indómita musa.

Cuéntame, por tus muertos, le pido,
una historia de amores y olvidos
que me empuje a cantar sin excusa.






Ahora que no estás
el dolor deja paso a una antigua tristeza,
va cayendo la noche,
nadie llama a mi puerta,
y me duerme el silencio como una madre buena.



Con los tornillos flojos.

Estaban en un parking comiéndose la boca,
Apolo y Afrodita rodeados de mierda,
una playa afterhours, otra raya de coca,
iguales que nosotros hace un siglo, ¿te acuerdas?

Menudo par de idiotas felices, qué derroche
de hormonas en conserva, de semen con saliva,
mañana todos calvos –dijo la medianoche–
quitándose las medias de marca a la deriva.

En las gasolineras donde el sol nace muerto
se pican tinta en vena los pájaros del frío,
con los besos de Judas en la oración del huerto
hasta Cristo sospecha que el cielo está vacío.

La esencia del ya mismo sabe a un luego que apesta,
dicho a contra querencia: mi mamá no me mima,
casi siempre Cupido se carga el fin de fiesta,
casi nunca el olvido se equivoca de rima.

Parecían tan grandes los amores pequeños
a la luz del candil añil de la memoria,
aterran los abismos que ponen en los sueños,
el culo es el espejo del alma de la historia.

Anestesia el otoño la pasión y la ira,
por no hablar de las rancias costumbres de los ojos,
la ignorancia envejece peor que la mentira,
soy un como se llame con los tornillos flojos.





Este ya no camufla un hasta luego,
esta manga no esconde un quinto as,
esta precinto no juega con fuego,
este ciego no mira para atrás.

Este notario avala lo que escribo,
estas vísperas son del que se fue,
ahórrate el acuse de recibo,
esta letra no la protestaré.

A este escándalo huérfano de padre
no voy a consentirle que taladre
un corazón falto de ajonjolí.
(un corazón podrido de latir)

Este pez ya no muere por tu boca,
este loco se va con otra loca,
este masoca no llora por tí.
(estos ojos no lloran más por ti).





Año: 2008, Interviú

viernes, 6 de agosto de 2010

Fausto Vonbonek -

viernes 23 de abril de 2010
Seres de lluvia

Elegimos la lluvia
Empapar las palabras
Elegimos tejer en la ropa el encaje del agua
La intemperie eligió no secar el sudor de la fresca memoria
Sigo siendo una gota de amor sentenciada a tu frente
Escribamos entonces
Para que el sol no evapore estas pocas palabras
Es tan efímero el mar que la noche cincela su
Llanto en un húmedo sueño
Duele esperar que despierten las charcas
Nos merecemos la risa del agua
El sahumerio del viento a la faz de un
Silencio que cruje su espuma
Música... tiempo... cristal de rocíos
Flor expectante
Sangres ajenas en un solo pecho
Un solo cíclope atando dos frentes
Esa es la deidad que la lluvia levita
La jerga mojada del agua amorosa
Río arriba la luz se desova en palabras
Escribo estas gotas de un agua en
sosiego que ayer fue diluvio
¿Quién toca el amor cuando el piano se ausenta?
Toda esta humedad la interpretan tus manos
Yo bebo del agua que emanan tus lirios
Tus huellas mojadas

Juan Manuel Roca

iernes 6 de agosto de 2010
un viernes de fuego / Poesía de Juan Manuel Roca
Monólogo de José Asunción Silva

A Ricardo Cano Gaviria


La ciudad que me rodea

Y se duplica en los charcos de la lluvia

Tiene un ropaje de sombras.

El viento que viene del páramo de Cruz Verde

Con su negro levitón nocturno

Rasguña los vitrales de la casa,

Se cuela en los campanarios,

Golpea

Los aldabones de bronce de La Candelaria.

Ese viento, mi alma es ese viento.

Entre cercanos silencios

Resuenan las guerras del país

Mientras tintinea el quinqué

Con el que alumbro mis confusos libros

De comercio.

Ese viento, mi alma es ese viento.

Los corrillos de seres embozados

Murmuran a mi paso. Figuras fijas al paisaje,

Estatuas de nieve a la entrada de una iglesia,

Maniquíes

Apenas movidos por el frío cuchillo del

Páramo.

Ese viento, mi alma es ese viento.

¿Quién dibuja en mi blusa el mapa del corazón?

¿Quién traza un centro a la ruta de mi fiebre?

La hermana muerta atraviesa el patio:

Su voz ya pertenece

A las construcciones secretas del vacío.

Ese viento, mi alma es ese viento.

La aldea despereza su piel de adormidera,

Filtra una luz en los costados de la plaza

A una hora en que la ciudad parece viva.

Hablo de su lentitud, de su pasmosa fijeza:

Mientras concluye el gesto de un hombre

Que lleva de la mesa a la boca su pocillo,

Cruza la eternidad, el mundo cambia de

Estaciones,

Pasan las guerras, hay futuros en fuga

Y el hombre no termina el ademán

Que funde sus labios a la taza de café.

Todos parecen tocados del embrujo,

Acaso miren en su quietud

El pajaro invisible

Que les señala un oculto retratista.

Y de nuevo, el viento.

Ese viento, mi alma es ese viento.

Un disparo más, dirá el vecindario,

Un disparo más en las eternas guerras

Del olvido.

La vida, esa feroz bancarrota.

jueves, 5 de agosto de 2010

Como dos extraños

Como dos extraños.


Letra:José María Contursi
Música:Pedro Laurenz
Arreglo y dirección:Raúl Garello

Me acobardó la soledad
y el miedo enorme de morir lejos de tí
Qué ganas tuve de llorar
sintiendo junto a mí
la burla de la realidad

Y el corazón me suplicó
que te buscara y que le diera tu querer
Me lo pedía el corazón
y entonces te busqué
creyéndote mi salvación

Y ahora que estoy frente a tí
parecemos,ya ves, dos extraños
Lección que por fin aprendí
Cómo cambian las cosas los años
Angustia de saber muertas ya
la ilusión y la fe
Perdón si me ves lagrimear
Los recuerdos me han hecho mal

Palideció la luz del sol
al escucharte fríamente conversar
Fue tan distinto nuestro amor
y duele comprobar que todo, todo terminó.
Qué gran error volverte a ver
para llevarme destrozado el corazón
Son mil fantasmas al volver
burlándose de mí
las horas de ese muerto ayer.




http://www.youtube.com/watch?v=qbXybRgQJrE
Grabación del año 1980 por Rubén Juarez.

domingo, 1 de agosto de 2010

Ángelus - Mario Benedetti -

Quién me iba a decir que el destino era esto.
Ver la lluvia a través de letras invertidas,
un paredón con manchas que parecen prohombres,
el techo de los omnibus brillantes como peces
y esa melancolía que impregna las bocinas.

Aquí no hay cielo, aquí no hay horizonte.
Hay una mesa grande
para todos los brazos y una silla
que gira cuando quiero escaparme.

Otro día se acaba y el destino era esto.
Es raro que uno tenga tiempo de verse triste:
siempre suena una orden, un teléfono, un timbre,
y, claro, está prohibido llorar sobre los libros
porque no queda bien que la tinta se corra.

jueves, 29 de julio de 2010

Miguel Hernández - Llamo al Toro de España

Llamo al Toro de España.

Alza, toro de España: levántate, despierta.
Despiértate del todo, toro de negra espuma,
que respiras la luz y resumas la sombra,
y concentras los mares bajo tu piel cerrada.

Despiértate.

Despiértate del todo, que te veo dormido,
un pedazo del pecho y otro de la cabeza:
que aun no te has despertado como despierta un
toro cuando se le acomete con traiciones lobunas.

Levántate.

Resopla tu poder, despliega tu esqueleto,
enarbola tu frente con las rotundas hachas,
con las dos herramientas de asustar a los astros,
de amenazar al cielo con astas de tragedia.

Esgrímete.

Toro en la primavera más toro que otras veces,
en España más toro, toro, que en otras partes.
Más cálido que nunca, más volcánico, toro,
que irradias, que iluminas al fuego, yérguete.

Desencadénate.

Desencadena el raudo corazón que te orienta
por las plazas de España, sobre su astral arena.
A desollarte vivo vienen lobos y águilas
que han envidiado siempre tu hermosura de pueblo.

Yérguete.

No te van a castrar: no dejaras que llegue
hasta tus atributos de varón abundante
esa mano felina que pretende arrancártelos
de cuajo, impunemente: pataléalos, toro.

Víbrate.

No te van a absorber la sangre de riqueza,
no te arrebataran los ojos minerales.
La piel donde recoge resplandor el lucero
no arrancara del toro de torrencial mercurio.

Revuélvete.

Es como si quisieran arrancar la piel al sol,
al torrente la espuma con una y picotazo.
No te van a castrar, poder tan masculino
que fecundas la piedra; no te van a castrar.

Truénate.

No retrocede el toro: no da un paso hacia atrás
si no es para escarbar sangre y furia en la arena,
unir todas sus fuerzas, y desde las pezuñas
abalanzarse luego con decisión de rayo.

Abalánzate.

Gran toro que en el bronce y en la piedra has
mamado, y en el granito fiero paciste la fiereza:
revuélvete en el alma de todos los que han visto
la luz primera en esta península ultrajada.

Revuélvete.

Partido en dos pedazos, este toro de siglos,
este toro que dentro de nosotros habita:
partido en dos mitades, con una mataría
y con la otra mitad moriría luchando.

Atorbellinate.

De la airada cabeza que fortalece el mundo,
del cuello como un bloque de titanes en marcha,
brotara la victoria como un ancho bramido
que hará sangrar al mármol y sonar a la arena.

Sálvate.

Despierta, toro: esgrime, desencadena, víbrate.
Levanta, toro: truena, toro, abalánzate.
Atorbellinate, toro: revuélvete.
Sálvate, denso toro de emoción y de España.

martes, 29 de junio de 2010

Francisco Javier Tarrio Ocaña

Poemas. Francisco Javier Tarrío Ocaña.



El Viernes, 25 de junio de 2010 a las 13:55

I

Vuelve a abrirse paso, el árbol inhiesto
de especie desconocida. Tronco robusto
con hojas frondosas. No se posan los pájaros
en el ocaso sobre él. Se cierra el negro de la noche.

Aves depredadoras surcan el cielo,
las veo desde el ventanuco, oigo su música.
Creo que la mañana despertará muchos deseos.
La mano tendida abrirá la puerta. Te sueño.


II

Donde la muerte no se asoma,
viene desde lejos la luz cegadora,
acompasando los ritmos que atesora el cielo azul.

Esa luz que perdí un día de primavera,
cuando la brisa dejó de inundar mi rostro.
Pienso que hay brillos que mi memoria olvidó.

El celeste, aquel celeste del firmamento
que estallaba en mi alma; hoy es un sueño olvidado.

El árbol gigantesco, el de flores de mil aromas,
el de las flores perennes. El árbol querido
que se evadió de mi consciencia, el que lloraba
cuando yo lloraba. El árbol de la vida.


III

¿Qué te parece aquel sueño de luces
del pretérito octubre? ¡Hace tantos años!

La llovizna empapaba la Plaza Alta,
las voces del mercado invadían los oídos.
Era gris el cielo y una débil luz
partía en trozos las losetas del suelo.

Como para fijarme en ti, alcé la vista,
y la memoria entró en mí como una marea.

Viento, aire, agua, y debajo de ti la tierra.


IV

Dejan muertas el otoño las hojas que pisamos.
Tienen ecos de luceros olvidados las herraduras
de los asnos. Pienso en la nada, y eres tú lo que me evoca.

Muro insolente donde chocan las cabras
como un ariete de pelo y roca.

Dejad pasar la noche como un camino vacío.
No es deseo lo que trae, es sólo frío de alma.
Un color caoba en un cabello del pasado.


V


Jerusalen, Jerusalen, acuérdate
de los que quedamos en el camino;
que tus fronteras se ensanchen para cobijarnos.

No hay horizontes de tardes en las que convivimos
un día, ni luces para albergar nuestros corazones.

Pero quizás, el feliz destino está escrito en alguna estrella,
pendiendo en su estela y al alcance de nuestra mano.


VI


Partidas las losas de la vía, es tarde, se oculta el sol.
Tengo que partir, conozco el camino.
Al borde del sendero, no sé que pinos cenicientos,
algunos animales pululan cerca del horizonte.

El camino me lleva a ti, estás callado, quieto;
el viento remueve mis cabellos y te tengo en mi destino.

Llegaré a ti, sé que junto a ti está el mar, la luna distante
riela y dibuja mis objetivos. Tengo sed...


VII


Esa luz no, la otra, la que vi yo un día,
la de los ojos pardos mientras recorría la Plaza Alta.
Menuda lluvia que relampagueaba las losetas.

Yo te veía, estabas allí, eras cierta como un trozo de pan
que se toma una mañana de invierno.
Como la nieve, blanca, de silueta ausente de mí.


VIII


Solo como el mar, solo sin ti, solo.
No busco ojos en las oscuridades, vences mi alma.
Te vas, te acercas levemente como una hoja que se balancea,
y te alejas fríamente, dejando la memoria de tu contacto.


IX

Como en un camino, uno busca aquel sueño.
Como antaño, vida familiar, como la que se añora.
Pasaban los segundos con tu presencia,
eras cercano, conocido. Ahora no estás...

Sí, busco todavía aquel sueño, el de la habitación,
el de la ventana a la tarde, el de esa Bajadilla
de asfalto gris y casas bajitas, algunos limoneros...

Y pienso que todavía estás en mí, avisándome
de la eternidad entretejida de luces y mar.


X

El triste, opaco y oscuro negro del cielo
viene a apoderarse de las almas que aguardan
el deseado día. No se oye casi nada, sólo el agua
al caer, el golpe en el charco, se siente humedad.

Todo esta tranquilo, menos nuestro interior.
Un volcán que espera una erupción de felicidad.


XI


Verde, el verde sin verde de la primavera oscura,
que humedece los campos y retiene el agua
de la lluvia constante, evidente, nunca evasiva.

Sombría la huerta y grisáceo el mar, como una cuna
en un rincón oscuro, se abre el postigo y sólo entra
el negro sopor del día, de la tarde y de la noche.


XII

El bosque se ve desde el pueblo.
El monte se divisa cuando elevamos la vista.
Uno se gira, mira en todas direcciones,
y el mar no está.

El mar, a veces, no es la mar.

Tiene colores que se pierden en la memoria,
cuando las cosas no eran lo que dejaron de ser.

Amores del pasado, en un presente hueco.
Risas apagadas por los vientos del ayer.


XIII

Hay escalones para elevar el espíritu.
Hay gracia en las sombras del ayer.

La calle se bifurca como un río en sus afluentes.

Qué noche nos dirá que nunca se agota el tiempo,
que los nubarrones son invisibles en la voz del alma,
y que el eco ya no responde a preguntas vacías.

jueves, 24 de junio de 2010

Miguel Angel Belucci

Por: miguel angel belucci

21/05/2010 07:23:35 a.m.
Me gusta contemplarte desnuda,
blanca y lechosa como la luna

tu piel abriéndose a la oscuridad,
tus poros sudando ebriedad.

Me gusta ver tus pechos danzar,
en libre movimiento de mar,

tus caderas de perfecta curvatura,
tus nalgas firmes en tersura.

Me gusta el perfume que desprendes,
nube donde mi alma pende

tu lengua afuera, tu aliento exasperado,
el labio inferior mojado.

Me gusta oirte jadear,
un hálito que se destila al acabar

tu cuerpo derribado sobre el mío,
soñar así nuestro destino.

José Aresi

Por: José Pedro Aresi 14/06/2010 07:48:42 p.m.

Hace hoy 24 años, falleció Jorge Luis Borges

----

Estás entre nosotros. Te divierte
el ritual, la mención, el homenaje,
apoyado en tu bastón y en tu coraje
más allá de la vida y de la muerte.

Tal vez en esta noche, en algún cuento,
nos incluya tu afable picardía;
y enancados en mágica poesía
nos deje seducir con tu talento.

Volverás en silencio, el paso tardo,
con tu bohemia a cuestas, noble bardo,
como quien desafía al mundo enfermo.

Entonces, en un alto en tu camino,
te veremos eterno y peregrino,
parado en una esquina de Palermo.

Hebert Fayet

or: Hebert Fayet 07:30:58 a.m.
MI VIEJO.
Hebert Fayet.

Siete años yo tenía
cuando a mi casa
llegaron
y nuestra puerta golpearon
aquellos dos policías.

La tristeza de aquel día
está grabada en mi mente
con mi madre en forma urgente
nos fuimos al hospital,
y allí a la izquierda,al entrar
en la salita de espera
nos avisó la enfermera
que el viejo en un accidente
se pegó un golpe en la frente
al caer de una escalera.

Como internado quedó
a mi casa no volví
y en el baño me escondí
allí en el mismo hospital...

...mi padre me precisaba
y aunque mi madre llorara
no le podía fallar!

Fui a la sala en que el estaba
y en un sillón me acosté
y cuando al fin desperté
a la mañana siguiente
me dijo un doctor presente
sin dejar de sonreír...

...andá a tu casa a dormir
y me hacés un gran favor
tu padre ya está mejor
y mañana va a salir.

Qué contento me sentí
ya que al viejo lo adoraba
cuando mamá me cascaba
a muerte me defendía
mi padre siempre tapaba
las diabluras que yo hacía
mas luego... me reprendía
porque él también se enojaba
pero al rato... me abrazaba
¡Qué amigazo que tenía!

(sigue)









Por: Hebert Fayet 07:45:43 p.m.
Si quieres escribir un buen soneto
decía un buen poeta bilbaíno
debes siempre inspirarte con buen vino
pues sin vino un soneto es incompleto.

Y habiendo terminado ya un cuarteto
mientras bebo este néctar purpurino
muy resuelto y confiado me encamino
al final del segundo y lo completo.

Los tercetos por hoy los he aplazado
ya cansado al llegar la madrugada
y al estar algo ebrio y amargado

pensando que al final no somos nada
y cuando esté el soneto terminado
pensará el que lo lea ... ¡Qué cagada!










El reflejo
en el espejo
de la pieza

hoy me muestra
con un aire
compungido

varias canas
que de golpe
han invadido

el espeso
matorral
de su cabeza.


Qué abrumada
te estoy viendo
imagen mía

con los pliegues
de tu frente
tan cansada

y esa pena
en el azul
de tu mirada

delatando
que la quieres
todavía.


¿En que esquina
de la vida
se ha perdido?

¿Dónde está
todo el amor
que me ha jurado?

¿Qué se hicieron
de los besos
que ha fingido?...


...me pregunta
con tristeza
y despechado

al mirarme
frente a frente
y dolorido

el reflejo
que al espejo
se ha asomado.







No sé lo que me pasa, estoy cansado,
cansado de luchar contra el destino
sin un faro que alumbre mi camino
y me guíe a la senda que he soñado.

Me siento como un paria fracasado
al volcar mis secretos en el vino
en la vieja taberna de Gabino
donde cito a fantasmas del pasado.

Y me voy al llegar la madrugada
de esa vieja taberna milagrosa
donde a veces converso con mi amada

quien sonríe gentil y misteriosa
y se esfuma al llegar la madrugada
exhalando un perfume a miel y rosa.








Qué hermoso que es evocar
la niñez que no se olvida
cuando nada en esta vida
nos solía preocupar,
qué nostalgia al recordar
esos días que han pasado
corriendo por todos lados
planeando siempre locuras
y haciendo mil travesuras
en los confines del Prado.

Prado de Montevideo
donde con dulce embeleso,
le robé a traición un beso
a la mujer que yo quiero...

...prado de Montevideo
pleno de naturaleza,
donde...mi viejo y la vieja
un día se conocieron
y la vida recorrieron
luchando con la pobreza.

Cual un gorrión en mi vuelo
hasta ti quise llegar
porque te quise y te quiero
corazón de mi ciudad...

...rinconcito tan amado
hoy te dice mi emoción
que en tu recinto olvidado
se quedó mi corazón.









Bajo La Luz De La Luna.
Hebert Fayet.

Su ausencia dejó una herida
muy difícil de cerrar
y entonces llegué a pensar
tan sólo en una salida,
con pensamientos suicidas
a la laguna me fui
la luna que estaba allí
curiosa me recibió
y quizás adivinó
el dolor que había en mí.

Y esa noche tan aciaga
cuando al agua fui a saltar
sentí la voz paternal
de mi padre que me hablaba,
quien tenso me aconsejaba
que pensara lo que hacía
diciendo que las heridas
Y sueños hechos pedazos
son lecciones... no fracasos
que aprendemos de la vida.

Ten en cuenta, me advirtió,
que el hombre debe luchar
pero siempre respetar
la vida que Dios le dio,
y no pierdas, prosiguió,
en ti mismo la confianza
progresa, lucha, y avanza
hacía el sol de un nuevo día
que a pesar de tus heridas
donde hay vida, hay esperanza.


Y en esa noche estrellada
cuando el paisaje pintaba
con sus fulgores la luna...

...en una bolsa encerradas
arrojé bien maniatadas
mis penas a la laguna.

La mesa del café de todotango - Carlos Camba

Por: Carlos Miguel Camba 24/06/2010 09:26:08 a.m.
A Omar lo conocí hablando de bobadas y de pingos.
Resultó vivir cerca de casa, en el suburbio conurbano que es inmenso
Me pégó su pasión por los tungos, y como toda pasión me atrae, me hice burrero en aquellos años. Como la vida es injusta y desordenada, dejé de verlo, salvo en ocasiones.
Días pasados me llegó la noticia de que ya no es. O en todo caso, que va a ser dificil encontrarlo
en el boliche que frecuentabamos en la calle Uruguay.

Fue mi compinche en aquella, mi segunda pubertad.

En su memoria.



Ya se que fuiste vos, y no fue al dope
quièn trajo el dato aquel a la Perrera
que se hizo fija, y que ganò al galope
aunque solo pagara tres cincuenta.

Que compartimos en escabio amable
el copetìn y el codo en el estaño
el cuadro con un pingo de hace años
festejo en el boliche de Linares...

Que alguna vez, fue tarde de palmera
(que con los burros casi nunca pasa)
pagaste el tacho de regreso a casa
del "verde cesped" en la primavera

Y menos mal que por suerte el gallego
mantuvo aquellos negros dìas el fiado
que permitiò a los dos quedar a nuevo
y salir del palmar, recuperados

Te juro, estoy con bronca de verdad
porque piantàste ayer sin avisarme
y estoy envuelto en esta soledad,
ya no tengo opiniòn para jugarme....

¿A dònde te piantaste, viejo Omar
en que tribuna estàs que no te ubico?
seguro que a un derecho sin final, la recta
al lado de la cual, Palermo es chico





(6)

ES DE TODOS POR IGUAL...
Por: Hebert Fayet 07:43:53 a.m.

¿Qué dónde nació Gardel?
ni usted ni yo lo sabemos
franchute no lo creemos
por su manera de ser,
¿qué era Oriental? sí, tal vez...
puede que fuera... o no fuera
y el Tito Favale agrega
que hay que dejarse de inflar
que es de todos por igual
y que el mudo cuando canta
va hermanando en su garganta
al Porteño y Oriental.

Y si usted es Gardeliano
y tanguero de verdad
sáquese la camiseta
cuando se ponga a opinar,
y escuche al Carlos cantar
Tierra hermana, Pan comido
Mi Buenos Aires querido
La Entrerriana, Milonguita
y la inmortal Cumparsita
que lo hará reflexionar.

Y si aún quiere insistir
que era inglés o correntino
oriental, francés o chino
¡permítame disentir!,
porque según mi sentir
el mago fue universal
y su imagen señorial
con el tiempo se agiganta…

…porque aún vive y cuando canta
¡es de todos por igual!






Alguna vez te amé, un día de otoño
lejos de aqui, fue primavera en mayo.
Me alumbró juguetón aquel retoño,
el bichito de luz de tu cigarro.

Llovería después la lluvia aquella
de despertar cegando las ventanas
como llovió tu ausencia esta mañana
sobre el tapiz de tilo en mi vereda

A veces creo que nada fue cierto
Que imagino milagros a mi antojo
(tonta vigilia la de ojos abiertos)

Una caricia de esa nada invento,
duele la angustia de no hallar ahora
el perfume y el aire de tu viento.