lunes, 5 de abril de 2010

Letras Joaquín Sabina -

Ese niño que fui yo-Música Antonio Vega.






Ese niño que fui yo,
que se parece tanto a ti
el que quería ser mayor
para escapar, para elegir.
Potro del sur, ebrio de luz
aprendiz de jugador
el mundo no era mas
que un imposible rock and roll.
Misa de doce, patio de un cuartel
ovejas negras, niños bien.
hoy todo estaba decidido,
regularon nada daba acción
a los chavales como yo.
Ese joven que soy yo
que se parece tanto a ti
aun conserva en su interior
algo del niño aquel que fui.
Ese tipo corazón, lo va a deshojar
al fumar la pipa de la paz.
Al igual que tu,
si me mantengo a flote a sido porque
nunca he dejado de nadar.
Aprendiendo a vivir
aprendido a saber decir que no.
Aprendiendo a sufrir
la saliva de la incomprensión.
Aprendiendo a vivir
en este siglo feroz
Aprendiendo a seguir
contra viento y marea siendo yo.
Ese tipo corazón...
Aprendiendo a vivir
a coger en marcha el autobús
Aprendiendo a leer
en los ojos de la multitud.
Aprendiendo a vivir
amando contrarreloj
aprendiendo a seguir
el compás de la imaginación.
Aprendiendo a vivir...







A ti que te lo haces



A ti que te lo haces
de baile de disfraces cada día,

a ti que te lo montas
de niña tonta en medio de una orgía,

a ti que me has ganado
con un naipe marcado la partida,

a ti que te has colado
en el coto privado de mi vida.

A ti que aun no sabes
los besos que te caben en la boca,

a ti que has comprendido
que a veces el olvido se equivoca,

a ti que has preferido
vivir como si nada fuera eterno,

a ti que que has compartido
conmigo una almohada en el infierno.

A ti que has decidido no prestar atención
a frases del tipo “ese menda va ser tu ruina”.

A ti que has detenido con un beso el reloj,
a ti que me enfermas,
a ti que eres mi envenenada medicina.

A ti que vas deprisa
por miedo a que la risa se marchite,

a ti que te diviertes
jugando con la muerte al escondite,

a ti que has levantado
el árbol de tu nido en el tejado,

a ti que has dirigido
la fleha de Cupido a mi costado.

A ti que has decidido no prestar atención
a frases del tipo “ese menda va ser tu ruina”.

A ti que has detenido con un beso el reloj,
a ti que me enfermas,
a ti que eres mi envenenada medicina

Fuente: musica.com


19 días y 500 noches.

Lo nuestro duró
Lo que duran dos peces de hielo
En un güisqui on the rocks,
En vez de fingir,
O, estrellarme una copa de celos,
Le dio por reír.
De pronto me vi,
Como un perro de nadie,
Ladrando, a las puertas del cielo.
Me dejó un neceser con agravios,
La miel en los labios
Y escarcha en el pelo.
Tenían razón
Mis amantes
En eso de que, antes,
El malo era yo,
Con una excepción:
Esta vez,
Yo quería quererla querer
Y ella no.
Así que se fue,
Me dejó el corazón
En los huesos
Y yo de rodillas.
Desde el taxi,
Y, haciendo un exceso,
Me tiró dos besos...
Uno por mejilla.
Y regresé
A la maldición
Del cajón sin su ropa,
A la perdición
De los bares de copas,
A las cenicientas
De saldo y esquina,
Y, por esas ventas
Del fino laina,
Pagando las cuentas
De gente sin alma
Que pierde la calma
Con la cocaína,
Volviéndome loco,
Derrochando
La bolsa y la vida
La fui, poco a poco,
Dando por perdida.
Y eso que yo,
Paro no agobiar con
Flores a maría,
Para no asediarla
Con mi antología
De sábanas frías
Y alcobas vacías,
Para no comprarla
Con bisutería,
Ni ser el fantoche
Que va, en romería,
Con la cofradía
Del santo reproche,
Tanto la quería,
Que, tardé, en aprender
A olvidarla, diecinueve días
Y quinientas noches.
Dijo hola y adiós,
Y, el portazo, sonó
Como un signo de interrogación,
Sospecho que, así,
Se vengaba, a través del olvido,
Cupido de mi.
No pido perdón,
¿para qué? si me va a perdonar
Porque ya no le importa...
Siempre tuvo la frente muy alta,
La lengua muy larga
Y la falda muy corta.
Me abandonó,
Como se abandonan
Los zapatos viejos,
Destrozó el cristal
De mis gafas de lejos,
Sacó del espejo
Su vivo retrato,
Y, fui, tan torero,
Por los callejones
Del juego y el vino,
Que, ayer, el portero,
Me echó del casino
De torrelodones.
Qué pena tan grande,
Negaría el santo sacramento,
En el mismo momento
Que ella me lo mande.
Y eso que yo,
Paro no agobiar con
Flores a maría,
Para no asediarla
Con mi antología
De sábanas frías
Y alcobas vacías,
Para no comprarla
Con bisutería,
Ni ser el fantoche
Que va, en romería,
Con la cofradía
Del santo reproche,
Tanto la quería,
Que, tardé, en aprender
A olvidarla, diecinueve días
Y quinientas noches.
Y regresé...etc.







Y sin embargo...


De sobra sabes
Que eres la primera
Que no miento si juro que daría
Por ti la vida entera, por ti la vida entera.
Y sinembargo un rato cada día
Ya ves
Te engañaría con cualquiera
Te cambiaría por cualquiera.
Mitad arrepentido y encantado
De haberme conocido, lo confieso
Tú que tanto has besado tú

Que me has enseñado
Sabes mejor que yo
Que hasta los huesos
Sólo calan los besos que no has dado
Los labios del pecado.

Porque una casa sin ti es una embajada
El pasillo de un tren de madrugada
Un laberinto sin luz, ni vino tinto
Un velo de alquitrán en la mirada.

Y me envenenan los besos que voy dando
Y sinembargo cuando duermo sin ti
Contigo sueño,
Y con todas si duermes a mi lado,
Y si te vas me voy por los tejados
Como un gato sin dueño
Perdido en el pañuelo de amargura
Que empaña sin marcharla tu hermosura.

No debería contarlo y sinembargo
Cuando pido la llave de un hotel
Y a medianoche encargo
Un buen champán francés
Y cena con velitas para dos
Siempre es con otra, amor, nunca contigo
Bien sabes lo que digo.

Porque una casa sin ti es una oficina
Un teléfono ardiendo en la cabina
Una palmera en el museo de cera
Un exódo de oscuras golondrinas.

Y me envenenan los besos que voy dando
Y sinembargo cuando duermo sin ti,
Contigo sueño.
Y con todas si duermes a mi lado
Y si te vas, me voy por los tejados
Como un gato sin dueño,
Perdido en el pañuelo de amargura
Que empaña sin mancharla tu hermosura.
Y cuando vuelves hay fiesta en la cocina
Y baile sin orquesta
Y ramos de rosas, con espinas
Pero dos no es igual que uno más uno
Y el lunes, al café del desayuno, vuelve la guerra fría
Y al cielo de tu boca el purgatorio
Y al dormitorio el pan de cada día.
(repite este último párrafo)

Y me envenenan los besos que voy dando.






Amor se llama el juego



Hace demasiados meses
Que mis payasadas no provocan tus
Ganas de reir
No es que ya no me intereses
Pero el tiempo de los besos y el sudor
Es la hora de dormir

Duele verte removiendo
La cajita de cenizas que el placer
Tras de si dejó
Mal y tarde estoy cumpliendo
La palabra que te di cuando juré
Escribirte una canción

Un dios triste y aburrido nos castigó
Por trepar juntos al árbol
Y atracarnos con la flor de la pasión
Por probar aquel sabor.

El agua apaga el fuego
Y al ardor los años
Amor se llama el juego
En el que un par de ciegos
Juegan a acerse daño
Y cada vez peor
Y cada vez más rotos
Y cada vez más tú
Y cada vez más yo
Sin rastro de nosotros.

Ni inocentes ni culpables
Corazones que destroza el temporal
Carnes de cañón
No soy yo ni tú ni nadie
Son los dedos miserables que le dan
Cuerda a mi reloj

Y no hay lágrimas que valgan para volver
A meternos en el coche
Donde aquella noche en pleno carnaval
Te empecé a desnudar.

El agua apaga el fuego
Y al ardor los años
Amor se llama el juego
En el que un par de ciegos
Juegan a acerse daño
Y cada vez peor
Y cada vez más rotos
Y cada vez más tú
Y cada vez más yo
Sin rastro de nosotros.





Así estoy yo sin ti


Extraño como un pato en el Manzanares,
torpe como un suicida sin vocación,
absurdo como un belga por soleares,
vacío como una isla sin Robinson,

oscuro como un túnel sin tren expreso,
negro como los ángeles de Machín,
febril como la carta de amor de un preso...,
Así estoy yo, así estoy yo, sin ti.

Perdido como un quinto en día de permiso,
como un santo sin paraíso,
como el ojo del maniquí,
huraño como un dandy con lamparones,
como un barco sin polizones...,
así estoy yo, así estoy yo, sin ti.

Más triste que un torero
al otro lado del telón de acero.
Así estoy yo, así estoy yo, sin ti.

Vencido como un viejo que pierde al tute,
lascivo como el beso del coronel,
furtivo como el Lute cuando era el Lute,
inquieto como un párroco en un burdel,

errante como un taxi por el desierto,
quemado como el cielo de Chernobyl,
solo como un poeta en el aeropuerto...,
así estoy yo, así estoy yo, sin ti.

Inútil como un sello por triplicado,
como el semen de los ahorcados,
como el libro del porvenir,
violento como un niño sin cumpleaños,
como el perfume del desengaño...,
así estoy yo, así estoy yo, sin ti.

Más triste que un torero
al otro lado del telón de acero.
Así estoy yo, así estoy yo, sin ti.

Amargo como el vino del exiliado,
como el domingo del jubilado,
como una boda por lo civil,
macabro como el vientre de los misiles,
como un pájaro en un desfile...,
así estoy yo, así estoy yo, sin ti.

Más triste que un torero
al otro lado del telón de acero.
Así estoy yo, así estoy yo, sin ti.




Amores que matan


Yo no quiero un amor civilizado,
Con recibos y escena del sofá;
Yo no quiero que viajes al pasado
Y vuelvas del mercado
Con ganas de llorar.

Yo no quiero vecínas con pucheros;
Yo no quiero sembrar ni compartir;
Yo no quiero catorce de febrero
Ni cumpleaños feliz.

Yo no quiero cargar con tus maletas;
Yo no quiero que elijas mi champú;
Yo no quiero mudarme de planeta,
Cortarme la coleta,
Brindar a tu salud.

Yo no quiero domingos por la tarde;
Yo no quiero columpio en el jardin;
Lo que yo quiero, corazón cobarde,
Es que mueras por mí.

Y morirme contigo si te matas
Y matarme contigo si te mueres
Porque el amor cuando no muere mata
Porque amores que matan nunca mueren.

Yo no quiero juntar para mañana,
No me pidas llegar a fin de mes;
Yo no quiero comerme una manzana
Dos veces por semana
Sin ganas de comer.

Yo no quiero calor de invernadero;
Yo no quiero besar tu cicatriz;
Yo no quiero París con aguacero
ni Venecia sin tí.

No me esperes a las doce en el juzgado;
No me digas volvamos a empezar;
Yo no quiero ni libre ni ocupado,
Ni carne ni pecado,
Ni orgullo ni piedad.

Yo no quiero saber por qué lo hiciste;
Yo no quiero contigo ni sin ti;
Lo que yo quiero, muchacha de ojos tristes,
Es que mueras por mí.

Y morirme contigo si te matas
Y matarme contigo si te mueres
Porque el amor cuando no muere mata
Porque amores que matan nunca mueren.





Nos sobran los motivos



Este adiós no maquilla un hasta luego,
este nunca no esconde un ojala,
estas cenizas no juegan con fuego,
este ciego no mira para atrás.
Este notario firma lo que escribo,
esta letra no la protestaré,
ahórrate el acuse de recibo,
estas vísperas son las de después.
A este ruido tan huérfano de padre
no voy a permitirle que taladre
un corazón podrido de latir.
Este pez ya no muere por tu boca,
este loco se va con otra loca,
estos ojos no lloran más por ti.







Esta sala de espera sin esperanza,
estas pilas de un timbre q se secó
este helado de fresa de la venganza
esta empresa de mudanza
con los muebles del amor.

Esta campana mora en el campanario,
esta mitad partida por la mitad,
estos besos de Judas,este calvario,
este look de presidiario,
esta cura de humildad.

Este cambio de acera de tus caderas,
estas ganas de nada menos de tí
este arrabal sin grillos en primavera,
ni espaldas con cremalleras,
ni anillos de presumir.

Esta casita de muñecas de alterne
este racimo de pétalos de sal
este huracán sin ojos que lo gobiernen
este jueves,este viernes
y el miércoles q vendrá

(ESTRIBILLO)
No abuses de mi inspiración,
no acuses a mi corazón
tan maltrecho y ajado
q está cerrado por derribo.

Por las arrugas de mi voz
se filtra la desolación
de saber q éstos son
los últimos versos q te escribo,
para decir "con Dios" a los dos
nos sobran los motivos.

Este nido de pájaro disecado
este perro andaluz sin domesticar
este trono de príncipe destronado
esta espina de pescado
esta ruina de Don Juan.

Esta lágrima de hombre de las cavernas
esta horma de zapato de Barba Azul,
que poco rato dura la vida eterna
por el túnel de tus piernas,
entre Córdoba y Maipú.

Esta guitarra cínica y dolorida
con su terco knock,knockin'on heaven's door,
estos labios q saben a despedida
a vinagre en las heridas
a pañuelo de estación

Este ladrón aparcado en tu toga
la rueca de Penélope en Luna Park
estos celos q sueñan q te desnudan
esta caracola viuda
sin la pianola del mar.

(ESTRIBILLO)
No abuses de mi inspiración...




Amores eternos

Desnuda se sentía igual que un pez en el agua,
vestirla era peor que amortajarla;
inocente y perversa como un mundo sin dioses,
alegre y repartida como el pan de los pobres.

No quise retenerla, ¿de qué hubiera servido
deshacer las maletas del olvido?
Pero no sé qué diera por tenerla ahora mismo
mirando por encima de mi hombro lo que escribo.
Le di mis noches y mi pan, mi angustia, mi risa,
a cambio de sus besos y su prisa;
con ella descubrí que hay amores eternos
que duran lo que dura un corto invierno.

Conservo un beso de carmín que sus labios dejaron
impreso en el espejo del lavabo,
una foto amarilla, un corazón oxidado,
y esta sed del que añora la fuente del pecado.

Antes que la carcoma de la vida cotidiana
acabara durmiendo en nuestra cama,
pagana y arbitraria como un lunes sin clase
se fue de madrugada, no quiso ser de nadie.

Le di mis noches y mi pan, mi angustia, mi risa,
a cambio de sus besos y su prisa;
con ella descubrí que hay amores eternos
que duran lo que dura un corto invierno.






Adiós, adiós.

No soy un tipo complicado
de delicado paladar.
Cualquier mujer es mi mujer,
Cualquier cuarto de hotel mi hogar.
Puedo dormir en cualquier lado.
A veces solo a veces no,
A veces pongo, reservado
el derecho de admisión.
Y digo adiós, adiós, adiós,
Cierro la maleta y pido
un taxi para la estación.
Cuando unos labios amenazan
con devorarme el corazón,
enciendo la señal de alarma
Y escapo en otra dirección.
Pasé dos noches en Sodoma.
Vivi en Gomorra de pensión,
Cuando escapé del paraíso
Satanás me recogió.
Y digo adiós, adiós, adiós
Cierro la maleta y pido
Un taxi para la estación.
Y digo adiós, adiós, adiós
Cierro la maleta y pido
un taxi para la estación.
Si nos cruzamos por la vida
no me preguntes dónde voy,
Mira mis ojos y adivina
lo que busco y lo que soy.
No importa que cierres la puerta
me gusta entrar por el balcón
Al día siguiente dejo el hueco
de mi huida en tu colchón.
Y digo adiós, adiós, adiós
Cierro la maleta y pido
Un taxi para la estación.
Y digo adiós, adiós, adiós
Cierro la maleta y pido
Un taxi para la estación.
Y digo adiós, adiós, adiós
Cierro la maleta y pido
Un taxi para la estación.



Lágrimas de plástico azul.

Por las aceras de la madrugada
baila con las porteras su milonga al sol,
con las ojeras que le sobran a tus ojos, corazón,
un día después de lo que el viento se llevó.

Las secretarias de las oficinas
desayunan en la esquina un tentempié
y cuando bajan de la luna al disco duro de roer,
con el sueño del revés y un futuro sin mañana, lloran
lágrimas de plástico azul rodando por la escalera,
tribus de los mares del sur al oeste de la frontera,
labios de papel de fumar, sabios que no saben nada,
náufragos en la catedral, telarañas acostumbradas
a hacer noche en el cristal.

Los cirujanos de las decepciones
cercenan por lo sano la alegría,
las venas del amanecer almacenan sangre fría
y cada lunes nace muerto el nuevo día.

El lápiz comisura de tu boca
retoca los agravios del carmín,
los proxenetas se colocan con aseo el peluquín
y los Romeos se demoran y las Julietas se desenamoran.

Lágrimas de plástico azul rodando por la escalera,
tribus de los mares del sur al oeste de la frontera,
labios de papel de fumar, sabios que no saben nada,
náufragos en la catedral, telarañas amotinadas...

Lágrimas de plástico azul con sabor a despedida.
¿Cuándo cruzará el autobús este callejón sin salida?
Labios de papel de fumar, sabios que no saben nada,
pétalos de flor de hospital, telarañas amotinadas...

Agradeciendo al personal.


Ya damas y caballeros
podremos punto final
de vuestra santa paciencia
no queremos abusar
afuera espera la noche
desfrasada de mujer.
Canciones, risas y palmas
nunca van a enmudecer
Agradeciendo al personal
su estrecha participación
apunto esta de terminar la función (Bis.)



Al otro lado del edén

Tirado en la cuneta
sin nada que perder,
sentado en la maleta
(parece que fue ayer),
espero que el diablo
no me venga a recoger.

El médico me dijo:
"¡Eh! Te tienes que cuidar:
busca un trabajo fijo
y déjate de andar
siempre de un lado para otro
como potro sin domar".

Y aquí me tienes otra vez,
entre Algeciras y Bailén,
mordiendo el polvo del arcén
y al otro lado del Edén.

Maldita carretera,
veneno, talismán,
mortal enredadera
de sangre y alquitrán,
luciérnaga en la noche,
coches que vienen y van.


Quédate a dormir

La cuatro y media quédate a dormir
Está lloviendo donde vas a ir.
Si ya no queda un sitio abierto en esta ciudad
Anda sécate el pelo que te vas a enfriar.
Ya se que no me amas, ni yo a ti
Para que me lo vas a repetir
Las palabras no son mas que
un obscura antifaz.
una manera de disimular tu ansiedad
Deja el abrigo y ven
Hay sitio para los dos,
Y nada va a pasar
Que no queramos tu y yo.
Deja el abrigo y ven
Hay sitio para los dos,
Y nada va a pasar
Que no queramos tu y yo.
Las cuatro y media no me asusta,
Contigo la estrategia habitual,
Que importa que nos acabemos de conocer,
Así podrá el azar jugar también su papel.
Por que mi té termina el café,
No hay ninguna muesca en la pared
Si quieres irte ahora bajo a abrirte el portal.
Perdí ya tantas noche que más da una más
Deja el abrigo y ven
Hay sitio para los dos,
Y nada va a pasar
Que no queramos tu y yo.



Culpable


Yo no te culpo a tí
de que la vida
nos marque dos caminos tan opuestos
No me culpes a mí
de las heridas
que mis labios dejaron en tu cuerpo.

Y cúlpame de quererte por encima
del deber, del placer y el sufrimiento
de haberte dado un alma que no era mia
se la vendí yo a una mujer hace ya tiempo.

Yo me llevé el aliento de tu boca
y te dejé caer todos mis besos
para que no me culpes en la vida
de que sigamos dos caminos tan opuestos.

Y cúlpame de que te quise por encima
del deber, del placer y el sufrimiento
de haberte dado un alma que no tenia
se la vendí yo a otra mujer hace ya tiempo

Yo me llevo el aliento de tu boca
y te dejo el tormento de mis besos
para que no me culpes en la vida
de que sigamos dos caminos tan opuestos

para que no me culpes en la vida
de que sigamos dos caminos tan opuestos”

!Y cúlpame! …



Cómo decirte, cómo contarte...

Los chavales que te besaban
nunca se llamaban Alain Delon,
La vida era un pez dormido,
el estribillo insípido de un Rock and Roll.
Así que un buen día dijiste,
Olvidadme, y a Madrid haciendo auto stop,
Con un proyecto en la piel
y escrita en un papel, mi nueva dirección.
Buscando el tiempo perdido,
te has ido acostando con media ciudad
pero el gran amor no deshizo tu cama
y te aburriste de promiscuidad.
Cada noche un rollo nuevo,
ayer el yoga, el tarot, la meditación,
hoy el alcohol y la droga,
mañana el aerobic y la reencarnación.
Cómo decirte,
Que el cielo está en el suelo,
Que el bien es el espejo del mal,
Cómo contarte,
que al tren del desconsuelo,
Si subes no es tan fácil bajar.
Cómo decirte,
que el cuerpo está en el alma,
Que Dios le paga un sueldo a Satán,
Cómo contarte,
Que nadie va a ayudarte
si no te ayudas tú un poco más.
Qué consejos voy a darte yo
que ni siquiera se cuidar de mí
Tengo ya tan ocupado el corazón
no queda sitio para ti.
Un amigo me ha contado,
Que el martes pasado te escuchó gritar,
en medio del supermercado,
Quién me vende un poco de autenticidad.
Mañana te vuelves a casa,
sin pena ni gloria ni príncipe azul
Y contarás tu aventura
como una locura de la juventud.
Pero no te engañes pensando
que el redil de vuelta va a seguir igual,
El alquitrán del camino
embriaga más que el suave vino del hogar.
Cómo decirte,
Que el cielo está en el suelo
Que el bien es el espejo del mal,
Cómo contarte,
Que al tren del desconsuelo,
Si subes no es tan fácil bajar.
Cómo decirte,
Que el cuerpo está en el alma,
Que Dios le paga un sueldo a Satán,
Cómo contarte,
Que nadie va a ayudarte
si no te ayudas tú un poco más.



Bye, bye.


Bay-bay, se acabó el recreo,
el son de tu pai pai vacuna mi deseo.
Me consta que no fui, rubia, tu debut,
dimelo todo sin decir ni mú.
Asesina, sister morfina,
el para siempre es un bluff en horas de oficina.
Desde que no te miro veo amanecer,
date el piro y que te folle un pez:
la pasión es una ruina.

Nones, porque no quiero
que tus pezones me requisen
las despedidas de soltero,
ni que me pisen por segunda vez,
con daños a terceros, señor juez.
Mantis religiosa, pantys gaseosa,
botas con media suela rota a fin de mes.
Las vecinas se han sentado a ver
cómo agoniza el del noveno B,
entre vírgenes milagrosas.

Qué quieres saber de tu prima,
la próxima vez le salto encima.
Dónde va a parar si en vez de ayunar
me come una lima.

Naufragué
en las rayas amarillas de los papeles
como un buen pelele.
Me cansé
del trajín de los caínes y los abeles,
con lo que eso duele,
mire usted.

Conejito, no me presiones,
maldito móvil tanto ring ring
tocando los cojones.
Te lo repito por tercera vez:
no me apuntes con el almirez (alfiler)
de abogado tan fino y mal pagado,
si quieres firmo tablas en el ajedrez,
tienes que aprender a decir adiós,
la mejor distancia es la mayor,
cuando un taxi es una ambulancia.

Qué quieres saber de tu prima,
primero debajo luego encima encima.
Dónde va a parar si en vez de ayunar
me come una lima.

Derrapé
en las noches duermevela de los moteles,
pagando aranceles.
Me cansé
del run run de los palmeros y los caireles,
con lo que eso duele.

Y después de ti lunas y lunares
la vuelta al calcetín, las sábanas impares,
la baba de las putas sin pedigri,
la cicuta de los bares.

Me manché
con las arias legionarias de los cuarteles
como un buen pelele.
Me cansé
del trajín de los caínes y los abeles,
con lo que eso duele,
madmoiselle,

tanto por hacer,
me cansé,
del budismo zen de la tele,
de los desamores que huelen.





Agua pasada

Lo peor del amor cuando termina
son las habitaciones ventiladas,
el solo de pijamas con sordina,
la adrenalina en camas separadas.

Lo malo del después son los despojos
que embalsaman los pájaros del sueño,
los móviles que insultan con los ojos,
el sistole sin diástole ni dueño.

Lo atroz es no querer saber quién eres,
agua pasada, tierra quemada,
que dé igual esperarte o que me esperes,
que no seas tú entre todas las mujeres,
que la cuenta esté saldada.

Las canciones de amor que no quisiste
andan rodando ya por las aceras,
las tocan las orquestas de los tristes
pa que baile don nadie con cualquiera.

Las maletas que llegan sin tu ropa
giran perdidas por los aeropuertos,
la pasión cuando pasa es una copa
de sangre desangrada en el mar muerto.

Remendar las virtudes veniales,
condenar a galeras los archivos,
cuando al punto final de los finales
no le siguen dos puntos suspensivos.

Peor es no saber quién quién eres,
agua pasada, tierra quemada,
que de igual esperarte o que me esperes,
que no seas tú entre todas las mujeres,
que la cuenta está saldada.



No puedo enamorarme de ti

Escucha una cosa
que te voy a decir,
aunque te duela el alma
como me duele a mi.
Podria engañarte
si se me diera mentir,
el caso es que no puedo
enamorarme de ti.
No, no, no puedo enamorarme de ti
No, no, no puedo enamorarme de ti
Nadie te roba nada,

nadie ocupa lugar,
de nadie son los besos
de los labios del mar,
de nadie es el camino
que no mira hacia atras,
donde se desangran las estatuas de sal.

No, no, no puedo enamorarme de ti
Yo no puedo enamorarme de ti
No, no, no puedo enamorarme de ti
No, no, no puedo enamorarme de ti

Si quieres quererme
voy a dejarme querer,
Si quieres odiarme
no me tengas piedad,
pero hay una cosa
que no vas a lograr
y es hacer negocios con la necesidad

No, no, no puedo enamorarme de ti
Yo no puedo enamorarme de ti
No, no, no puedo enamorarme de ti
Yo no puedo enamorarme de ti