martes, 30 de noviembre de 2010

Juian Rodríguez - El temerario - Blog

Aquí algunos de sus cuentos y Poemas

P O E M A S

TU ENTREGA

Hemos corrido al monte

como dos lúbricos espectros.

Enloquecidos por beber

del néctar sexual y delicioso.

Bajo un árbol tierno

de ramas coquetonas,

sobre una sábana de pasto

extiendes tu cuerpo de sirena.

Con besos sabor a viento

te despojo de tus prendas

y descubro hipnotizado

tu piel de Venus,

tan perfecta, tan radiante

cual montañas de ternura.

Enloquecido,

cual quijote enamorado,

desprendo mi coraza

y me monto,

¡oh!, mi Dulcinea,

sobre el lomo dócil

de tu cuerpo inmaculado.

Por las rutas de tu cuerpo

cabalgo como un jinete enardecido,

devorando a besos

milímetro a milímetro

tu piel de durazno terso.

Me siento

un halcón bifurcando el viento,

un pez surfeando olas,

un león recorriendo sabanas

y picaflor bebiendo

la miel de tus entrañas.

OJITOS DE DIAMANTE

A Rafaela, mi madre,

con afecto y amor eterno.

Cada mañana

cuando la aurora acaricia el alba

las pupilas de tus ojos,

en completa calma,

brillan y compiten

con la luz del nuevo día.

Quien sonrojada

duda en descubrirse

mientras te pregunta:

¿Es que acaso

hay luz más pura y radiante

que el resplandor

de tus ojitos de diamante?

SOY

Soy el guerrero sin coraza,

el poeta sin la musa,

y la pluma sin la tinta.

Soy el escribidor sin cuentos,

el poema sin poesía,

y la novela sin la trama.

Soy el canto sin sonido,

el escenario sin escenas,

y el periódico vacío.

Soy el colibrí sin nido,

el gusano sin manzana,

y el árbol sin las ramas.

Soy el rey sin reino,

el perro sin su amo,

soy la nada en tu vida.

ADORO

Adoro

el aroma azul de tu sonrisa

y el rocío carmesí de tus besos matinales.

Adoro

tus ojos de poesía lúdica

y el brillo de tus pupilas de mañana.

Adoro

tu cuerpo de guitarra

y la sinfonía de tus pechos celestiales.

Adoro

tu ombligo de caracol dorado

y tus cabellos oleados de verano.

Adoro

tus suspiros melodiosos

y la brisa loca de tus caricias.

Y adoro

el brinco de tu corazón

y tu palpitar en la dulce cópula nocturna.

UTOPÍAS

Quisiera vivir de mis escritos,

desayunar novelas,

almorzar cuentos

y cenar poesías.

¿Acaso no he nacido para ser poeta

y no para curtir mi alma

en míseros oficios

que sólo me permiten

ganar dinero mas no alegría?

¡No, no, no!

Quiero ser errante en el camino,

amar y ser amado,

gozar y ser gozado,

besar y ser besado,

y surcar el viento

hasta perderme en horizontes

de mundos inexplorados.

Quiero en las mañanas

leer bajo la sombra de un manzano

y en las noches escribir a besos,

sobre la piel de Venus, mis locas poesías.

¿Acaso no he nacido para escribir

y no para actuar en un reparto de tragedia?

¡No, no, no!

Quiero vivir de mis escritos.

desayunar novelas,

almorzar cuentos

y cenar poesías.

Quiero ser errante en el camino.